Todas las novedades que trae la recién aprobada Ley de Autónomos

Todas las novedades que trae la recién aprobada Ley de Autónomos

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on linkedin

El 1 de enero de 2018 ha desplegado todos sus efectos la nueva Ley de Reformas Urgentes del Trabajador Autónomo, aprobada el pasado mes de octubre. La norma incluye una serie de novedades en el régimen de los trabajadores por cuenta propia que desglosamos a continuación.

El bluf de los gastos afectos a la vivienda

En primer lugar, uno de los puntos más destacados de la nueva ley es la deducción en el IRPF de los gastos de suministros de vivienda parcialmente afecta a la actividad económica, así como de los gastos de manutención incurridos en el desarrollo de la actividad.

Esta medida, muy celebrada al anunciarse, ha quedado deslucida al declinarse la propuesta realizada por el colectivo en la Comisión de Empleo del Senado para mejorar y ampliar la deducibilidad de los gastos afectos a la vivienda de los autónomos. El voto en contra del PP ha dejado en agua de borrajas la medida, que debía permitir a los autónomos deducirse los gastos de la vivienda en la que ejercen su actividad. Y es que el artículo 11 de la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo, que ha quedado intacto debido al veto del PP, solo permite la deducción de un 30 % de la factura de suministros sobre el total de superficie destinada a la actividad, dejando la deducción, de la que podrían beneficiarse 200.000 trabajadores por cuenta propia, en algo más testimonial que otra cosa.

Cuota reducida y bonificaciones

Por otro lado, la Ley de Autónomos ha extendido hasta los 24 meses la cuota reducida para los autónomos que emprendan o reemprendan una actividad por cuenta propia, ha reducido los recargos por retrasos en el pago de la cuota a la Seguridad Social y ha incluido reducciones y bonificaciones de cuotas a personas con discapacidad, víctimas de la violencia de género y víctimas del terrorismo. También ha incorporado medidas para favorecer la conciliación de vida profesional y familiar, como una bonificación de cuotas durante el descanso por maternidad, paternidad, adopción, acogimiento y riesgo durante el embarazo o la lactancia natural.

Asimismo, se han equiparado a efectos legales las contingencias derivadas de un accidente de trabajo ‘in itinere’ entre autónomos y trabajadores por cuenta ajena.

Un colectivo necesitado de protección aseguradora

En lo que toca al seguro, “la nueva Ley de Autónomos focaliza mejoras sobre grupos concretos que tienen determinadas desprotecciones, por ejemplo, los nuevos emprendedores”, analiza Jordi Pagés, director general de Previsión Mallorquina. “La Ley, de alguna forma, recuerda la necesidad de un seguro de indemnización diaria por baja laboral, que protege los ingresos de un autónomo en un momento delicado como el del arranque de la actividad”, apunta.

Por su parte, Cristina González, abogada de ARAG, explica que “la Ley de Autónomos no hace mención expresa a la obligatoriedad de contratar un seguro. No obstante, y teniendo en cuenta que emprender un negocio o desarrollar una actividad por cuenta propia supone asumir ciertas responsabilidades (como, por ejemplo, frente a tus clientes, empleados, proveedores, o incluso ante posibles daños ocasionados por tu local de negocio a un tercero), resulta muy aconsejable disponer de un seguro de responsabilidad civil, que dé cobertura a los riesgos relacionados con el desarrollo de tu actividad profesional. De esta forma, el autónomo está más protegido, evitándose riesgos innecesarios que, de no disponer de un seguro debería responder con su  propio patrimonio”, añade.