AGERS |La Importancia de la Gerencia de Riesgos en la empresa

Cualquier decisión empresarial lleva aparejada un factor crítico y determinante como es el riesgo. Si bien es cierto que sin riesgo no existe oportunidad de crecimiento, la asunción del mismo debe ser consciente, evaluada y analizada para adaptarla a la estructura empresarial y minimizar un posible impacto negativo.

Por riesgo entendemos aquello que puede suceder en un futuro cercano, siempre presente y ligado a cualquier actividad que realicemos y que, a priori, nos preocupa por sus consecuencias desconocidas, no solo negativas (perdidas económicas o daños) sino positivas ( posibilidad de incrementos de rentabilidad).

Desde la pequeña empresa hasta la gran multinacional, es esencial hacer un análisis preventivo de la actividad de la organización y de su entorno empresarial.

No importa el tamaño de la compañía sino las consecuencias que estos riesgos puedan tener con clara afección en la cuenta de resultados, activos empresariales y al capital humano que conforma la organización. Es clave recordar que “ningún riesgo se mitiga o cubre antes de que se tome consciencia de su existencia”.

La Gerencia de Riesgos debe preguntarse:

Qué nuevos productos o líneas de negocio se van a lanzar, el marco de funcionamiento operativo con proveedores o subcontratistas, bajo qué formulas contractuales se trabaja con los clientes, en qué contexto empresarial nacional, internacional, financiero, económico y político se opera, etc. Siempre teniendo en cuenta la estrategia de la compañía y el entorno global y cambiante en el que se opera, que propicia el nacimiento espontáneo y rápido contagio de importantes riesgos a considerar. 

Abogamos porque la gerencia de riesgos sea cercana al punto donde se genera, articulando una actividad poliédrica que requiere de varias vertientes: identificando, a través del conocimiento del entorno, la organización y sobre todo el negocio pues sobre él se construye todo lo demás; analizando sus consecuencias y efectos; reduciendo, mitigando o eliminándolo a través de una cultura empresarial de control de riesgos; asumiéndolos a través de retención consciente o transfiriéndolos al mercado asegurador y minimizando y controlando su posible impacto. Todo ello bajo la premisa de generar un desarrollo empresarial sostenible y persistente en el tiempo, como motor de acción de la gerencia de riesgos.

Y siguiendo la máxima de que el mejor siniestro es el que no ocurre.  La clave de un gerente de riesgos es implementar, de manera proactiva y preventiva, una cultura empresarial de evitación de riesgos con políticas y procedimientos tendentes a minimizarlos o incluso eliminarlos.

Queda lejos el reduccionismo de la asociación de riesgos con la simple contratación de las pólizas de seguros. Se trata de una unidad hecha a medida de la organización con visión transversal y holística, conocedora  de los riesgos existentes en el negocio y actividades transversales de apoyo, con clara vocación de vigilancia estratégica continua en la aparición de nuevas necesidades de cobertura. La gerencia de riesgos es el paraguas que salvaguarda al negocio, no es un coste, es una inversión que genera alto valor añadido, consolidando la actividad, previniendo siniestros y garantizando la continuidad empresarial. Supone generar el afianzamiento del crecimiento de la empresa y su efectiva protección de cara a futuro.

Todos los contenidos del especial:

MÁS NOTICIAS

Suscríbete a nuestra newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter