Diego de Azúa Villalobos Director de Comunicación Corporativa RACE

La necesaria renovación del parque automovilístico

El pasado mes de mayo, el Gobierno presentó dos programas de ayudas para incentivar la renovación del parque automovilístico español: el Plan Move II (aprobado por el Ministerio de Transición Ecológica), destinado principalmente a vehículos de tecnología eléctrica e híbrida, y el Plan Renove (aprobado por el Ministerio de Industria), dirigido también a coches de gasolina, diésel, GLP….

Los problemas derivados de la pandemia y el confinamiento han hecho que el sector de la automoción haya sido uno de los principales perjudicados. Caídas de ventas jamás vistas, decisiones empresariales que han afectado a la producción de vehículos en nuestro país, cierres de fábricas, etc… son algunos ejemplos de lo que ha provocado este tsunami sanitario en nuestro país.

La renovación del parque automovilístico es una necesidad evidente, y desde el RACE, junto con distintas organizaciones, hemos venido demandando su impulso por las consecuencias en la seguridad vial y, sobre todo, por que no es comprensible que un país como el nuestro, con tanta vinculación al sector del motor, tenga un parque con una media de edad de 12,7 años.

En este sentido, los planes planteados por el Gobierno deberían cubrir dos necesidades imprescindibles para un sector que aporta más del 10% del PIB de nuestro país: la primera es que las empresas que formamos este sector podamos volver a la normalidad; la segunda, que ambos planes sirvan de estímulo a los automovilistas para la renovación del parque.

Es fundamental que las ayudas propuestas, principalmente el Plan Renove, sean lo suficientemente atractivas para que los conductores puedan acogerse a ellas y mejorar así el parque automovilístico. Sin embargo, estas ayudas, así como las del MOVE II, tienen demasiados condicionantes que, en estas circunstancias actuales, pueden hacer que los automovilistas no se decidan a cambiar su vehículo.

Además, desde el RACE siempre hemos defendido que un correcto mantenimiento del coche hace que los viajes, los desplazamientos… en definitiva, la movilidad, sea más segura. Pero ese mantenimiento no puede suplir la excesiva edad del parque, con vehículos con elevadas emisiones en muchos casos y, sobre todo, con pocas ayudas a la conducción, fundamentales para minimizar los riesgos en caso de accidente.

Confiemos en la pronta recuperación de la economía y del sector de automoción en concreto, y esperemos que las administraciones, tanto local como regional o estatal, sean capaces de seguir generando planes que motiven e incentiven a los automovilistas a cambiar de vehículo para así contribuir a más seguridad.

Más contenidos del Especial:

MÁS NOTICIAS

Suscríbete a nuestra newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter