asistencia_3_jueves13julio2017

El coche eléctrico revoluciona la Asistencia en carretera

Según datos de ANFAC, en los primeros seis meses del año se han matriculado en España unos 30 000 vehículos híbridos y eléctricos, lo que supone un incremento del 84,3% con respecto al mismo periodo de 2016. Actualmente, este tipo de vehículos supone apenas el 3,8% del total del parque automovilístico, pero su crecimiento es sostenido, sólido y vertiginoso. Solo en el mes de junio, se matricularon 6 373 vehículos eléctricos e híbridos, un 109,1% más que un año antes.

“El sector del automóvil está viviendo una transformación a través de la tecnología que hará cambiar el parque automovilístico y sus necesidades de mantenimiento y asistencia”, según el informe ‘Soluciones de asistencia para el nuevo parque automovilístico’, elaborado por el RACC, que señala que “las ventas de vehículos eléctricos e híbridos han registrado un aumento sostenido en los últimos años que se ha acentuado en los últimos meses”.

No en vano, “en los últimos tres años, las asistencias en carretera a vehículos híbridos y eléctricos han aumentado un 320% como consecuencia del aumento del parque de este tipo de vehículos”, de acuerdo con el RACC”.

Revolución de la asistencia

Según el informe, “los vehículos eléctricos ya están en la calle y la asistencia en carretera ha de adaptarse a sus particularidades”, entre las que cita las siguientes: “exigen nuevos requerimientos de seguridad por el hecho de utilizar baterías de alta tensión”, requieren de una “formación de los profesionales técnicos en nuevos sistemas y componentes (batería de alta tensión, motor eléctrico, convertidores, etcétera)”, tienen “una autonomía limitada si lo comparamos con los vehículos convencionales”, a lo que se suma que “la red de puntos de carga aún no está extendida lo suficiente” y, finalmente, “implican un cambio cultural para los conductores, que ahora deben comprobar periódicamente la autonomía restante y los puntos de carga a su alcance”.

De acuerdo con el RACC, “la convivencia de diferentes tipos de vehículos, desde los de combustible (muchos de ellos con un fuerte componente electrónico) hasta los híbridos y eléctricos, exige la adaptación de los servicios de asistencia, que deben ser capaces de atender las necesidades de todos los tipos de vehículos que circulan en la red viaria”.

Averías más frecuentes

El citado informe compara las causas de averías más frecuentes en los vehículos convencionales y en los híbridos y eléctricos. En ambos casos, el sistema eléctrico es la primera causa de avería, solo que en los convencionales esta causa supone el 43,6% de las averías ( y el 33% corresponde a problemas con la batería) y en los híbridos y eléctricos alcanza el 59% de los casos.

Por otro lado, “la frecuencia de averías a causa de los componentes mecánicos en los vehículos híbridos y eléctricos es menor si lo comparamos con los vehículos convencionales, por la ausencia de elementos como la caja de cambios, embrague, motor de arranque, correa de distribución, etcétera”, señala.

Vehículos de asistencia

Al mismo tiempo, “las flotas de asistencia también tenderán a la renovación y a la electrificación”, señala el estudio, que vaticina que “la asistencia del futuro será limpia, flexible, multifuncional y conectada”.

En este punto, compañías Mapfre ha anunciado la incorporación a sus flota de asistencia en carretera de vehículos 100% eléctricos equipados con un generador que permite recargar en menos de 30 minutos hasta el 80% de la batería de otros vehículos, además de contar también con equipos de diagnosis, baterías y herramientas para la asistencia a vehículos convencionales.

También el RACC ha comenzado a incorporar vehículos de asistencia eléctricos capaces de transferir su energía a otros vehículos eléctricos. Las asistencias de carga tienen una duración de unos 20 minutos y suministran unos 15 km de autonomía extra al usuario que se haya quedado sin batería, de forma que pueda llegar a su destino o al punto de carga más cercano.