Hogar_09052018

Agua y fuego, principales amenazas en el hogar

Según datos de ICEA, los daños por agua fueron el año pasado el tipo de siniestro más frecuente y más costoso en términos absolutos dentro del ramo de Asistencia en hogar, con un total de 2,16 millones de euros diarios. En segundo lugar se sitúan los robos, que cuestan unos 850 000 euros diarios. En tercer lugar, cada día se rompen en viviendas aseguradas españolas cristales por valor de 650 000 euros. Hemos hablado con varios profesionales del sector para comparar estos datos con los que manejan en sus respectivas compañías.

La gotera que no cesa

“Según datos analizados de este 2017, un 47% de los siniestros atendidos lo han sido por daños por agua, seguidos de los siniestros vinculados a las condiciones climatológicas, con un 17% del total”, señala Eduardo Rodríguez, director Comercial y de Marketing de Asitur, quien revela que “este año, este tipo de siniestros han crecido de manera importante, debido sobre todo a las extremas condiciones del clima de los primeros meses del año”. Finalmente, “tras estos dos tipos de siniestros destacan los siniestros de cristales y los daños eléctricos”.

Dentro de esta garantía, “los siniestros más frecuentes son la rotura de tubería empotrada, seguido de tubería vista y de filtraciones”,  añade Sandra Llamas, directora Comercial y de Marketing de Funciona.

En este punto, “los daños por agua, en ocasiones, acarrean desperfectos en el parqué, pero esta circunstancia es más habitual en zonas como Madrid, Barcelona o Valencia”, añade Borja Díaz, director general de Multiasistencia España, y despliega por su parte los datos de su compañía, que “son similares a los del sector”. Así, “por frecuencia siniestral, los daños agua son los  mayoritarios (32% del total), seguidos de rotura de cristales (18%) y daños eléctricos (10%)”. En este punto, recuerda que “los daños por agua y los daños extensivos causados por fenómenos meteorológicos tienen una fuerte dependencia de la climatología, motivo por el cual hay meses en los que este tipo de daños han supuesto un porcentaje muy superior, como los dos primeros meses de este año”.

“Los daños por agua son los más frecuentes, y la causa de los siniestros más comunes suele ser por roturas de tuberías interiores y exteriores, atrancos, filtraciones y humedades”, asiente Luis Vial, director Comercial de HomeServe. “La tipología de siniestros más habituales en el hogar son los originados por daños por agua, que se encuentran en torno al 49% de la totalidad, seguidos de los siniestros eléctricos, que ocupan la segunda posición con cerca del 15% del total”. Por otro lado, añade, “es importante destacar que en la resolución de los siniestros de daños por agua intervienen una media de tres gremios diferentes, lo que hace que incremente número de servicios por siniestro”.

“En agua hay grandes dispersiones en los costes medios en función de los gremios que intervienen: si existen daños en maderas o parqué el coste supera en casi 10 veces los costes de una reparación de fontanería estándar”, apunta Borja Díaz.

Por otro lado, “en los daños en cristales, la rotura en puertas, ventanas y vitrocerámicas es lo más habitual, si bien existe un mayor porcentaje de roturas de tapas de mesa en Andalucía”, explica Borja Díaz. “Finalmente, los daños eléctricos más habituales son las averías en electrodomésticos tanto por subidas como bajadas de tensión, cortocircuitos, corriente anormal, formación de arco voltaico o los ocasionados por caídas de rayos”, señala.

¡Fuego!

“Sin ninguna duda, la de daños por agua es la garantía con más frecuencia de uso y normalmente la que supone más gasto para las aseguradoras”, apunta Sandra Llamas, quien añade que “además cada vez hay menos restricciones en las coberturas, por tanto, aunque se mantenga un precio medio muy competitivo, en el montante final suele ser la principal partida de gasto”.

En cualquier caso, “a título individual los grandes siniestros cubiertos por las aseguradoras son incendios”, matiza.

“Si lo analizamos a nivel global, daños agua es la tipología que representa un mayor coste siniestral debido a que es la que mayor frecuencia tiene”, pero “por tipo de siniestro, sin duda los daños por incendio son los que tienen un coste mayor de reparación, si bien su frecuencia es muy baja”, coincide Eduardo Rodríguez. “A estos le seguirían los daños extensivos (daños producidos por lluvias, viento, granizo, inundaciones,…) y los daños por robo en la vivienda”, según su experiencia.

“El grupo de causas con mayor coste son los derivados de robo, seguidos de los de incendio”, difiere Luis Vial, quien explica que “las averías ocasionadas en ambos casos implican que el importe de la reparación sea más elevado que en otras situaciones”.

“En media, los daños por causa de incendio son los que suponen un coste mayor, superando los 1 500 euros por siniestro, si bien hay siniestros en todos los grupos de causa que pueden superar ampliamente este importe medio por daños estéticos, daños en contenido o grandes daños en el continente”, enumera Borja Díaz. “Otra de las garantías que tiene un coste medio alto es el robo, con un coste medio tres veces superior a la media de todos los siniestros de hogar”, apunta.