La información al cliente, una de las claves de la Ley de Distribución

La información al cliente, una de las claves de la Ley de Distribución

La transposición de la Directiva IDD incluye ciertos cambios y nuevos requisitos de información previa a la contratación en seguros de No Vida y también en relación a los productos de inversión basados en seguros.

La nueva Ley de Distribución incluye algunas novedades respecto a la información que los mediadores deben procurar a sus clientes previamente a la contratación en seguros de No Vida. José Antonio Muñoz, director general de Solvento Consulting, cree que estos cambios se producen “sobre todo, en lo relacionado al producto que se pretende contratar. Considero que es una mejora sustancial para el consumidor porque mejora la comunicación e información de la que el consumidor ha de ser consciente antes de contratar el seguro, independientemente que sea ofertado y asesorado por un mediador”.

Sobreinformación

Por contra, Jorge Campos, presidente de Newcorred, director de Campus del Seguro y de Leydedistribuciondeseguros.es, cree que “es uno de esos temas que nos dará problemas de instrumentalización”, ya que la nueva Ley “añade cambios innecesarios que van a generar una sobreinformación que no ha sido reclamada ni demandada por el propio consumidor”.

En la misma línea, Pura Rubio, responsable del Área de Apoyo Legal de E2K , opina que “se ha hecho un esfuerzo de nuevo para proteger al consumidor. Este esfuerzo consiste en darle toda la información posible, desde quién le distribuye el seguro hasta la información sobre el producto que va a contratar. Pero, lo que parece una buena idea, no tiene efectividad si el consumidor se ve sobrecargado de información sobre temas que no conoce, razón por la que, en la gran mayoría de las veces, recurre a profesionales”, apunta. “Toda esta información consideramos que no implica una mejora efectiva para el consumidor. Debemos insistir en que necesitamos legisladores que ‘sepan de seguros’ y que hagan una regulación constructiva y estable en el tiempo. Es la única manera efectiva de proteger al consumidor”, clama.

Cambios limitados

Martín Navaz, presidente de Adecose, niega la mayor. La Ley “no contempla grandes cambios”,  asegura, aunque reconoce que “el más destacado es el de tener que informar al cliente de la naturaleza de la remuneración. También se elimina respecto de la anterior Ley la obligación por parte del corredor de informar a la compañía si cobra simultáneamente comisiones y honorarios del cliente”, apunta.

“No me parecen cambios significativos y menos que mejoren de forma efectiva las garantías respecto del consumidor”, opina en la misma línea Pablo Lariño, presidente de CIAC. “A raíz de la Ley 26/2006, desde AGACOSE y ACCA, asociaciones miembros de CIAC, comenzamos a crear una herramienta muy eficaz y útil para los corredores de seguros, respecto al asesoramiento objetivo, entonces, y de la información previa, ahora. En breve la presentaremos y pondremos a disposición de todos los mediadores que la soliciten”, anuncia.

“No veo que la Ley suponga grandes avances en ningún aspecto, y tampoco en este”, contextualiza Pilar Maza, directora técnica del grupo Recoletos Spasei . “La diferencia podría venir en el espíritu de su aplicación”, aunque “a un mediador que venga ya aplicando con rigor la normativa actual, y con un espíritu realmente de trabajar buscando la excelencia, tal cual, no supone cambios relevantes”.

Inversión

La nueva norma también incluye requisitos adicionales de información para productos de inversión basados en seguros.

“Este asunto me resulta curioso, porque en el ámbito del seguro hemos trabajado productos de inversión desde hace tiempo y no conozco caso alguno de descontento generalizado del consumidor o cliente”, incide Pablo Lariño, de CIAC. “Si bien, estoy muy de acuerdo en que la evolución natural de cualquier profesión que pretenda serlo debe estar sujeta a una preparación y conocimientos que superen o complementen al de las personas que tienen esa dedicación y buscan en quien confiar”, concede.

“En mi opinión, en estos productos sí es necesario reforzar realmente los requisitos de información previa, sobre todo cuando haya asesoramiento”, sentencia desde Newcorred Jorge Campos. “Hay que tener en cuenta que el consumidor sí necesita estar totalmente informado antes de decidir suscribir un producto de seguro con componente de inversión”, argumenta.

“Es necesario detallar al consumidor qué productos de inversión pueden tener cierto riesgo de fluctuación en los mercados”, añade en este punto José Antonio Muñoz, de Solvento Consulting.

Productos financieros

“No creemos que sea una cuestión de que creamos justificados los requisitos adicionales de información, ocurre simplemente que el entorno de la Directiva financiera MIFID II ha influido notablemente en la regulación de estos productos al ser considerados como si fueran productos financieros”, contextualiza por su parte Martín Navaz, desde Adecose.

En la misma línea, Pura Rubio, de E2K, apunta que “en este tipo de productos, toda la normativa tiene su origen en normativa financiera. Por tanto, esté o no justificado, poco se podía hacer al respecto. Especial relevancia sí que tienen los productos en que el tomador asume todo el riesgo como son los Unit Linked, que han generado mucho debate desde su aparición”, matiza. “Estamos convencidos que distintas prácticas de la banca en el sector asegurador, que han acabado perjudicando al consumidor, es lo que ha generado que haya más obligaciones para los corredores en relación a productos de seguros basados en la inversión”, afirma en cualquier caso.

“Por supuesto, me parecen en esta ocasión acertados. Estamos tratando un capítulo del negocio especialmente sensible, y donde la formación y la forma de proceder son esenciales”, reconoce Pilar Maza, de Recoletos Spasei. “No perdamos de vista que, técnicamente, estos productos son en muchos aspectos más atractivos que su competencia, y no es esa la imagen que tiene el consumidor, todo debido a la desconfianza que ha generado la mala praxis y el desconocimiento. Me parecen muy bien estas exigencias y ahora tiene que llevarse la supervisión acorde”, reclama. Considera además que “tal vez fuera recomendable dar un paso más y delimitar dos tipos de mediadores: no financieros y financieros. La formación inicial y continúa que requieren ambos campos debería ser suficiente muestra que debieran estar diferenciados por especialización”, reflexiona.

Noticias relacionadas:

MÁS NOTICIAS

Suscríbete a nuestra newsletter

La información al cliente, una de las claves de la Ley de Distribución

La información al cliente, una de las claves de la Ley de Distribución

MÁS NOTICIAS

Suscríbete a nuestra newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter