Calm female executive meditating taking break at work for mental balance, mindful businesswoman feeling relief and no stress doing yoga at work ignoring avoiding stressful job and paperwork in office

Los corredores señalan algunos de los puntos conflictivos de la nueva Ley de Distribución

Adndelseguro analiza, de la mano de asociaciones de mediadores y consultoras especializadas, cuáles son los puntos más beneficiosos y más perjudiciales de la transposición de la Directiva de Distribución de Seguros y Reaseguros (IDD) para el canal corredor.

La entrada en vigor de la nueva Ley de Distribución, que traspone la Directiva europea de Distribución de Seguros y Reaseguros (IDD,) sigue siendo objeto de análisis por parte de los profesionales del sector, en especial entre el colectivo de los mediadores que, como principal canal de distribución de seguros, son los que de forma más directa se ven afectados la nueva normativa. Estos son los aspectos más positivos y negativos que destacan los expertos acerca del redactado actual del proyecto de Ley.

Comparadores y empleados

En cuanto a los aspectos más celebrados por parte de los mediadores, Martín Navaz, presidente de Adecose, cree que, “salvo el incremento de cargas administrativas por las nuevas obligaciones que implica la Ley, entendemos que lo más positivo es que se han mantenido las líneas generales de regulación de los corredores respecto de la Ley anterior”.

“Desde el punto de vista del corredor me parece acertado que regulen la actividad de venta/información de los empleados de las compañías y que hayan regulado la figura de los comparadores de seguros que, hasta ahora, estaba sin una figura concreta y, por tanto, sin regulación”, apunta Jorge Campos, presidente de Newcorred, director de Campus del Seguro y de Leydedistribuciondeseguros.es.

Pilar Maza, directora técnica del grupo Recoletos Spasei, destaca “las exigencias de exclusividad y formación, sin duda”, como los aspectos más positivos de la transposición.

“Si lo miramos desde el punto de vista aséptico, me parece que lo positivo, o más positivo, es la motivación de profesionalizar el sector de la mediación de seguros”, afirma Pablo Lariño, presidente de CIAC.

Bancaseguros y malas prácticas

“La ventaja de la Ley es que prevé más reglas equitativas para todos aquellos que distribuyen seguros, con requisitos y exigencias mínimas generalizadas para todos de formación y honorabilidad comercial”, destaca Pura Rubio, responsable del Área de Apoyo Legal de E2K, aunque matiza que “esta ventaja que debemos celebrar, no la vemos cuando se trata de la banca.

En un entorno económico difícil que tenemos hoy día y que no tiene visos de mejorar, cada día detectamos nuevas acciones comerciales de la banca que pueden resultar perjudiciales para los consumidores. Cuando por fin se publica la ley hipotecaria que permite al cliente bancario contratar sus seguros con cualquier proveedor al margen de la banca, entonces, se dedican a modificar las condiciones pactadas en sus cuentes corrientes, incrementando sus nuevas comisiones de mantenimiento. Y la única forma de evitarlas son mayores vinculaciones, exigiendo la contratación de seguros con la banca. ¿Quién se ocupa en estos casos de vigilar y supervisar la prohibición que deriva de esta Ley – ya contemplada en la Ley derogada – que tienen todos los distribuidores de seguros de ‘imponer directa o indirectamente la celebración de un contrato de seguro’?”, se pregunta.

“Los límites de facturación para mantener cualquier autorización deben ser los mismos para todas las figuras, y muchísimo más elevados que los reflejados en la Ley. Ese corte resulta insuficiente e inútil”, valora Pilar Maza, de Recoletos Spasei. Tampoco entra hasta, donde he podido ver, a tomar las medidas necesarias con las compañías aseguradoras que mantienen practicas ‘increíbles, intolerables e ilícitas’ a mi juicio, a la hora de tratar con los clientes que consideran importantes. Así como el acceso a los clientes mediados para ofertar otros seguros sin contar con el mediador del cliente. Sigue sin actuarse con el rigor suficiente con la banca y, en general, todos los cambios que he visto van dirigidos a perpetuar las políticas ‘rancias’ de las compañías, en cuanto a evitar el movimiento de los clientes hacia mediadores independientes, justo en el sentido contrario que evolucionan el resto de los sectores y los países que debieran ser nuestra referencia”, denuncia. 

Figuras profesionales

Jorge Campos, de Newcorred, destaca “las exageradas sanciones que se han impuesto, aunque esto viene directamente desde la propia IDD europea”, matiza. Por otro lado, pone el acento en “la liberalización de la obligación para los colaboradores externos de los agentes de seguros que, si trabajan con otros agentes, estos deban ser necesariamente de la misma entidad. Esto estaba limitado en la Ley 26/2006 y, de manera sorprendente, se ha eliminado ahora”, indica. También tiene objeciones acerca de “la figura del nuevo mediador de seguros complementarios. Creo que no ha quedado claro quién es este nuevo mediador y tampoco creo justificada su aparición. Este perfil ya viene participando en la actividad desde hace años, bien como colaborador externo, bien como agente o corredor”, recuerda. “En tercer lugar, la prohibición para los corredores de seguros de cobrar comisiones en la venta de productos de inversión basados en seguros”, así como “la desaparición de la figura del colaborador que sólo presenta clientes bien a los mediadores bien a las compañías, el llamado ‘avisador’. Esta desaparición, aunque en inicio parezca tener consecuencias positivas por la eliminación de su control, registro, supervisión, formación, etc. genera, sin embargo, un problema en el pago y facturación, al no estar claro si se le puede seguir pagando sus comisiones sin IVA. Y, en este aspecto, nuestro supervisor no es competente y no va a entrar siendo este un tema de otra administración”, señala.

Formación

“Y, por último, aunque en este momento aún no se ha publicado la Resolución o Real Decreto sobre formación, si finalmente se aprueba como está el proyecto, destacaría la reducción de 500 a 300 horas la rebaja de la formación inicial obligatoria para obtener el titulo para ejercer como corredor de seguros”, concluye Jorge Campos desde Newcorred.

Para Pablo Lariño, de CIAC, “en el caso de la formación, lo negativo está en la base, en la propia gramática. La palabra formación trasluce un deseo de dar la forma de lo que alguien pretende sobre algo. Yo hubiera preferido aprendizaje. Y hubiera preferido que lo impartieran y desarrollaran órganos externos a nosotros, dedicados y profesionales de la enseñanza”. Por otro lado, observa “falta de concreción en la defensa de la libertad de contratación del consumidor. Sigue habilitando a los auxiliares externos, figura que, a mi criterio, aporta poca o nada imagen de profesionalidad y, en términos generales y tal y como se legisla, menos capacidad de asesoramiento al asegurado”, incide.

Comisiones y acuerdos con compañías

Desde Adecose, Martín Navaz señala, por su parte, que “la medida para los corredores que distribuyen los tipos de productos de Vida-ahorro supone un aspecto negativo por el hecho de no poder cobrar comisiones de las compañías. Esto no lo contemplamos en la fase de discusión de la norma, ya que fue incluido en el último momento en el Proyecto, cuando entró en el Congreso de los Diputados para su tramitación”, explica.

José Antonio Muñoz, director general de Solvento Consulting, critica, “desde un prisma del corredor, que la capacidad de acuerdos de colaboración entre aseguradoras y grandes distribuidoras de otros sectores reducirá la capacidad de producción de estos, sobre todo, en particulares”.

Sobreinformación

Pura Rubio, de E2K, critica por otro lado “la sobreinformación. Las distintas exigencias informativas de la Ley de Distribución de Seguros harán que las informaciones para el cliente muchas veces se solapen, sin tener claro que tanta información realmente llegue bien al cliente y pueda ser asimilada”. Bajo su punto de vista, “muchas de las nuevas obligaciones e imposiciones a la mediación provienen del sector financiero. A fin de conseguir la máxima rentabilidad, la banca lleva años haciendo incursiones en un sector, como es el asegurador, solvente económicamente y garante en la protección de sus asegurados, sin ser conocedores de las características inherentes al mercado asegurador, generando prácticas que finalmente se ha traducido en más obligaciones para los corredores en relación a productos de seguros basados en la inversión” denuncia.

También critica “la redacción de algunos artículos, claramente mejorables, como es el artículo relativo a las cuentas separadas. En E2K nos hemos posicionado claramente y así se lo hemos hecho saber a la Administración y al sector. El hecho de que fueran cuentas bancarias separadas – ¿solo una? ¿dos? ¿una por cliente? ¿una por aseguradora? – no protegería al cliente en el caso de insolvencia del corredor, la cuenta bancaria siempre es del corredor, nunca del cliente. Estamos convencidos que esta medida, regulada como está, en nada protege al consumidor; sin embargo, en función de cómo se implante finalmente, podría generar un incremento de la carga administrativa de hasta un 30%. Y, por último, resultan preocupantes las sanciones tan elevadas que prevé el texto”, concluye.

Noticias relacionadas - Más contenidos del Especial IDD:

MÁS NOTICIAS

Suscríbete a nuestra newsletter

Los corredores señalan algunos de los puntos conflictivos de la nueva Ley de Distribución

MÁS NOTICIAS

Suscríbete a nuestra newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter