Los cambios en materia de formación que trae la Ley de Distribución

Los cambios en materia de formación que trae la Ley de Distribución

A la espera de que la normativa de formación de la nueva Ley sea concretada vía resolución por la DGSFP, varios expertos opinan sobre la reducción de horas para el título corredor y las novedades para distribuir productos de inversión.

Uno de los ámbitos en los que la nueva Ley de Distribución introduce cambios más importantes es el aspecto formativo, ya que introduce la obligatoriedad de formación continua para el antes denominado Grupo A, exige adaptación en un año para el antiguo Grupo C y establece nuevas cuotas de formación por niveles.

Según explicó Raúl Casado, subdirector general de Autorizaciones, Conductas de Mercado y Distribución de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, durante una conferencia en  la Universidad Pontificia de Salamanca con motivo de la firma de un convenio entre la Escuela de Negocios del Seguro del Consejo General (CECAS) y esta institución académica, el hecho de que se exija por primera vez formación reglada a los empleados de las entidades aseguradoras y no solo a los mediadores de seguros “es bueno para el sector en su conjunto y hace que el principio de reglas de juego iguales para todos se aplique de manera efectiva”.

Productos de inversión

Por otro lado, destacó la diferenciación en cuanto a requisitos formativos para productos de No Vida, por un lado, y los de Vida, por otro, y especialmente los de Vida-Ahorro. De esta manera, la denominación de ‘venta asesorada’, que se reserva “fundamentalmente, a los productos de inversión basados en seguros”, conllevará potenciar su formación. “Creemos que esto es muy bueno desde el punto de vista de la tendencia de mercado” hacia la “gestión patrimonial”. Así, los mediadores que se quieran dedicar, sobre todo, al ramo de Vida, tendrán “una formación más completa de la que seguramente tenían hasta ahora”, ya que las “principales aseguradoras” tienden a cubrir el ciclo de vida completo del cliente y necesitan, por lo tanto, una oferta integral de productos que ofrecerle, señaló.

Menos horas

Asimismo, explicó que se reduce la duración de los cursos, con un nuevo tope para el que será el Nivel 1 de 300 horas, mientras que la formación continua pasa de contabilizarse en períodos de tres años a ser de solo uno. “Esto no supone borrar de un plumazo todo lo que había hasta ahora, ya que quien hasta ahora había acreditado tener la formación para ejercer el máximo nivel de la profesión como el de corredor de seguros, estará convalidado”, ha aclarado.

En este punto, Jorge Campos, presidente de Newcorred, director de Campus del Seguro y de Leydedistribuciondeseguros.es, apunta: “que se establezca formación continua también para corredores me parece acertado, esto aunque sea una nueva carga, es no obstante útil y práctico. Que se reduzca el titulo de corredor (Nivel 1) de 500 horas a 300 h, me parece mal al rebajar las exigencias para ejercer y quitarle importancia”, tercia.

Por otro lado, “aún no están claros aspectos como el curso puente o de adaptación para el Grupo C, que pasa a ser Nivel 3, sobre los profesionales que vayan a vender/asesorar sobre productos de inversión basados en seguros, sobre la obligación para los centros formativos de pedir autorización como centro autorizado, etcétera”, advierte.

Para Pilar Maza, directora técnica del grupo Recoletos Spasei, “la formación requerida para el Nivel 1 es claramente insuficiente para ejercer la actividad con profesionalidad”.

Martín Navaz, presidente de Adecose, subraya que “los cambios principales de la formación vienen establecidos por la Directiva IDD que establece la obligatoriedad de un mínimo de 15 horas anuales para todos los que participen en la distribución de seguros. En cuanto al Nivel 1 (antes Grupo A), supone un cambio positivo y asumible, ya que la formación es clave para dar el mejor servicio a los clientes y los primeros en formarnos debemos ser quienes ejercemos nuestra función dentro del Grupo A” opina.

Posibles cambios

“En cuanto a las formaciones disponibles en cada nivel debemos esperar aún a que se apruebe el Real Decreto de formación por si se producen cambios de última hora”, remacha Martín Navaz.

Y es que esta es otra de las cuestiones que suscitan los cambios en el ámbito formativo que introduce la nueva Ley: si las formaciones disponibles para cada nivel están plenamente adaptadas a las nuevas exigencias.

José Antonio Muñoz, director general de Solvento Consulting, cree que las nuevas exigencias normativas son “necesarias si se pretende que el asesoramiento que el mediador realiza ante el cliente sea lo más adaptado a las necesidades de este”. Sea como sea, “se tendrá que desarrollar el nuevo reglamento en materia formativa, y cuando esté desarrollado se podrá valorar cómo se puede adaptar a la mediación”, recuerda.

En la misma línea, Pablo Lariño, presidente de CIAC, califica de “positivo y también asumible” el cambio, “siempre entendido como aprendizaje y preparación”, y advierte de que “es complicado responder sin haber definido en que sentido se debe enseñar y preparar a cada nivel”.

“La mediación, especialmente los corredores de seguros, está más que concienciada en que la formación es fundamental, no solo para ellos, sino también para su personal”, asegura Pura Rubio, responsable del Área de Apoyo Legal de E2K. Bajo su punto de vista, la formación  “revierte directamente en el negocio del corredor, ayudándole a retener el talento y crear una ‘cultura camaleón’ (con adaptaciones rápidas y espontáneas).

Noticias relacionadas - Más contenidos del Especial IDD:

MÁS NOTICIAS

Suscríbete a nuestra newsletter

Los cambios en materia de formación que trae la Ley de Distribución

Los cambios en materia de formación que trae la Ley de Distribución

MÁS NOTICIAS

Suscríbete a nuestra newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter