Los aspectos de la Ley de Distribución qué más a afectan a la mediación

Los aspectos de la Ley de Distribución qué más a afectan a la mediación

¿Cuáles son las novedades que pueden suponer una mayor labor de adaptación para los mediadores? Las asociaciones del colectivo y consultoras especializadas nos lo detallan.

La reciente transposición de la Directiva europea de Distribución de Seguros y Reaseguros (IDD), a pesar de haberse llevado a cabo con un significativo retraso, ya que debería haber estado en vigor a mediados de 2018, ha traído una serie de novedades que exigen una labor de adaptación para los mediadores. Los aspectos más relevantes en este sentido y su importancia, dependen de las diferentes valoraciones.

“En realidad no he visto que se necesiten grandes esfuerzos, si el mediador viene actuando con rigor y estrictamente en sus procedimientos de trabajo”, opina Pilar Maza, directora técnica del grupo Recoletos Spasei .

“Los mediadores de seguros no somos diferentes a otros profesionales: lo nuevo cuesta”, deja claro Pablo Lariño, presidente de CIAC . “Es evidente que la formación continua va a suponer un incordio para muchos mediadores de seguros, y una fuente de enriquecimiento para otros”, relativiza. Por otro lado, “la conservación de la documentación pre-contractual obliga a muchos mediadores a una labor de digitalización que también afectará a la adaptación”.

Sobrerregulación previa

Por su parte, Jorge Campos, presidente de Newcorred, director de Campus del Seguro y de Leydedistribuciondeseguros.es, cree que “los corredores de seguros, aunque somos quizás la figura con más novedades, vamos a tener menos impacto en adaptación debido a que ya partíamos de una sobrerregulación. Un ejemplo caro de esto es la nueva figura de ‘la persona responsable de la actividad de distribución’ y ‘el órgano de dirección responsable de la actividad de distribución’, que serán quiénes lleven la Dirección Técnica en las entidades aseguradoras y demás sociedades de distribución como agencias, OBS y colaboradores externos sociedades. Las corredurías ya teníamos al director técnico y por eso no nos supondrá cambios sustanciales, pero sí para el resto de distribuidores crear esta nueva figura”, detalla. “Por otro lado, la obligación de información previa al cliente es algo que tardaremos en establecer de manera estandarizada, tanto en su forma como en el fondo”, vaticina.

Análisis objetivo

“La voluntad de esta transposición de la IDD es velar por los intereses y ‘necesidades’ del consumidor”, contextualiza José Antonio Muñoz, director general de Solvento Consulting. “Y es aquí donde la adaptación podrá ser más difícil sobre cómo se captan y se acreditan estas necesidades del cliente y qué recomendación se hace que sea suficientemente apropiada al análisis objetivo del corredor, teniendo en cuenta el redactado que figura en el artículo 172 párrafo 3: ‘…En particular, un distribuidor de seguros no establecerá ningún sistema de remuneración, de objetivos de ventas o de otra índole que pueda constituir un incentivo para que este o sus empleados recomienden un determinado producto de seguro a un cliente si el distribuidor de seguros puede ofrecer un producto diferente que se ajuste mejor a las necesidades del cliente’”, cita.

“La dificultad del día a día de muchos corredores sobre cómo el consumidor puede trasladar correctamente sus necesidades aseguradora, puede ser el problema para el corredor, sobre cómo acredito en caso de inspección que lo estoy llevando a cabo”, analiza.

Productos de inversión

“Otro de los puntos donde podrá ser de dificultad para algunos corredores, será la distribución de productos de inversión ligados a seguros”, añade desde Solvento Consulting José Antonio Muñoz.

“Qué duda cabe que para los corredores que distribuyen productos de Vida-Ahorro, en los que el tomador asume el riesgo de inversión, el hecho de no poder cobrar comisiones de las compañías a partir de ahora supone implica una situación novedosa y complicada a la que adaptarse”, admite Martín Navaz, presidente de Adecose, en la misma línea.

En relación a esta “prohibición de poder percibir comisiones en la venta de productos de inversión en los que el tomador asume el riesgo de dicha inversión”, Pura Rubio, responsable del Área de Apoyo Legal de E2K, cree que “tenemos una ley que aboga por que todos los que intervienen en el seguro cumplan los mismos requisitos para distribuir seguros, todo para proteger principalmente al consumidor, y resulta que un corredor de seguros, que es el único profesional totalmente independiente que opera en defensa de los derechos e intereses de sus clientes, sin ningún tipo de vinculación, es el único que no puede percibir su retribución como todos los demás. ¿Dónde queda la presunción del buen hacer del corredor de seguros? ¿Quién va a proteger realmente al cliente? Y, sobre todo, ¿qué se consigue realmente con esta medida, aparte de dificultar la actividad profesional del corredor?”, se pregunta.

Cuentas separadas

Finalmente, “Las cuentas separadas es otro punto controvertido y que a mi juicio no garantiza la protección del cliente  en el aspecto de liquidación de recibos, por tanto de garantía sobre la cobertura que debe prestar la póliza”, añade Pablo Lariño, de CIAC.

Pura Rubio, de E2K, observa que “el nuevo texto aumenta bastante las obligaciones de información al cliente/tomador. Y yendo al detalle, estamos totalmente convencidos de que el concepto de cuentas separadas ha de entenderse desde el punto de vista contable y no desde el punto de vista físico o, incluso, bancario. El hecho de que fueran cuentas bancarias separadas – ¿solo una? ¿dos? ¿una por cliente? ¿una por aseguradora? – no protegería al cliente en el caso de insolvencia del corredor, que es la finalidad de la norma, ya que las cuentas bancarias son siempre del corredor y nunca del cliente. Estamos convencidos que esta medida, regulada como está, en nada protege al consumidor y que para conseguir ese resultado serán precisas otras modificaciones legislativas”, advierte.

“Otra novedad que no estaba prevista y que en E2K entendemos que es una medida de difícil encaje en la mediación de seguros es la implantación del ‘canal de denuncia’”, añade. “Comprendemos perfectamente la necesidad de luchar contra los incumplimientos normativos y la necesidad de proteger aquellos que finalmente denuncian, pero ¿cómo encaja esta obligación en empresas que mayormente son pymes, y en muchos casos micropymes e incluso negocios familiares o unipersonales? A esto, por supuesto, añadir que es una medida de dudosa efectividad. Realizada la denuncia si esta finalmente fuera procedente, la normativa actual – a falta de desarrollo reglamentario – carece de cauces para llevar a término esta denuncia. La implantación de esta medida no supondrá solo una carga administrativa, sino fundamentalmente, económica, porque es una medida que habría que externalizar para su correcto funcionamiento”, argumenta.

Noticias relacionadas – Más contenidos del Especial IDD:

MÁS NOTICIAS

Suscríbete a nuestra newsletter

Los aspectos de la Ley de Distribución qué más a afectan a la mediación

Los aspectos de la Ley de Distribución qué más a afectan a la mediación

MÁS NOTICIAS

Suscríbete a nuestra newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter