viajar sanitas

Viajar reduce las posibilidades de sufrir depresión y previene el deterioro cognitive, según Sanitas

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on linkedin

Metidos ya en pleno mes de julio, la mayoría de los españoles están ya preparando las vacaciones… y algunos incluso ya las disfrutan. Según el Observatorio Nacional del Turismo Emisor (Observatur), siete de cada diez personas ya tienen planificado un destino a estas alturas del año, pero solo uno de cada cuatro ha realizado alguna reserva. Los viajes de verano son bienvenidos y muy esperados por todos, porque viajar, “aparte de liberar estrés, fortalece las relaciones con las personas con las que compartimos el viaje, mejorando también nuestra autoestima; aumenta la creatividad, al estar relacionada con la neuroplasticidad, la cual es potenciada por nuevos ambientes y experiencias; y además, los efectos positivos de viajar no solo se sienten durante o después del viaje, sino que la anticipación del viaje incrementa nuestro bienestar, volviéndonos más positivos respecto a nuestra salud y a la percepción de nuestra calidad de vida”, informa Andrés Córdoba, psicólogo de Blua de Sanitas.

Varias investigaciones han confirmado en los últimos años el efecto positivo que causa viajar en el ser humano. Un estudio conjunto de las universidades de San Francisco y el Sur de California[1] ha demostrado que este tipo de experiencias son altamente valoradas por el sistema límbico, la parte del cerebro que regula las emociones, la memoria o el hambre, porque entretejen recuerdos irremplazables que dan forma a la identidad de cada uno y aumentan los sentimientos de felicidad en mayor medida que una compra material.

Además, esta sensación de bienestar no se expresa únicamente durante el tiempo que dura el viaje, sino que permanece en el tiempo a través de recuerdos almacenados y de la suma de experiencias. De hecho, viajar aporta ventajas para todas las edades. Para las personas mayores, “los recuerdos generados y las emociones que de ellos se desprenden son beneficiosos para el estado emocional y cognitivo del mayor”, apunta David Curto, responsable de Gestión Asistencial de Sanitas Mayores.

El psicólogo de Blua de Sanitas incide en que todo tipo de viaje cuenta, sin importar la distancia, el gasto monetario o la duración del periodo vacacional. Algunas variantes pueden propiciar un mayor bienestar mental, “viajar solos nos permite disfrutar del silencio y nos ayuda a reconectar con nosotros mismos y a conocer culturas muy distintas, nos libera de prejuicios, nos hace más tolerantes y desarrolla nuestras habilidades sociales”, explica Andrés Córdoba. Mientras que disfrutar de unas vacaciones durante más de dos semanas “nos ayuda a desconectar en mayor medida, olvidar los horarios y las rutinas del día a día y tomar distancia frente a las preocupaciones habituales”, concluye el psicólogo.

Viajar no tiene ninguna contraindicación y está comprobado que previene la depresión. Un estudio de la Universidad de Calgary ha puesto de manifiesto cómo las vacaciones son importantes para disminuir el nivel de estrés y reducir el riesgo de padecer depresión. Sin embargo, existe un tipo de ansiedad relacionada con los viajes y tiene lugar durante el periodo de anticipación. Algunas personas pueden sufrir lo que se conoce como “estrés vacacional”, un estado de tensión que se origina por los preparativos previos al viaje y la sensación de falta de tiempo para realizar todas las tareas planificadas. En estos casos, “es deseable planificar unas vacaciones realistas, evitando la sobrecarga de actividades o unas expectativas demasiado altas que luego lleven a la frustración y planificarlas con tiempo, para no tener que resolver detalles importantes durante el viaje”, recomienda Córdoba.

Viajar seguro

Contar con un seguro médico es uno de los complementos más recomendables, especialmente cuando el viaje está planteado para visitar un país extranjero. El Ministerio de Asuntos Exteriores ha lanzado el proyecto ‘Viaja informado’[3] que ofrece, entre otras cosas, recomendaciones para viajar a otros países, siendo una de ellas contratar un servicio de salud para prevenir casos de accidentes, repatriación y hospitalización en el extranjero.

Viajar con un seguro es importante porque en muchos países hasta una cura superficial puede significar una gran suma de dinero. “Actualmente, en Sanitas la mayoría de nuestros seguros cuentan con una cobertura de urgencia en viajes. Además, ponemos a disposición de nuestros clientes modalidades que permiten complementar la póliza con seguros como Sanitas Travel, que ofrece asistencia completa en viajes, gastos médico-sanitarios, incidencias con el equipaje, costes de desplazamiento y estancia de un acompañante en caso de accidente o enfermedad imprevista, entre otros, pudiendo incluso contratar adicionalmente coberturas de cancelación del viaje” señala Ine Snater, directora comercial de Sanitas Seguros.