Europe USA trade war and American tariffs as two opposing cargo freight containers in European Union economic conflict as a dispute over import and exports as a 3D illustration.

2020: el comercio podría seguir creciendo al +1,7%, mientras la economía perderá tracción

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on linkedin

La incertidumbre creciente y el aumento de los aranceles están teniendo un impacto en el comercio, y harían que este año, el volumen del comercio mundial de bienes y servicios creciese a su ritmo más lento en una década (+1,5%). Esto supondría una merma de cerca de 420.000 millones de dólares para los exportadores, así comienza el análisis de Solunion, en base a las últimas cifras del último informe sobre comercio mundial de uno de sus accionistas, Euler Hermes.

La caída del comercio afectará especialmente a China (-67.000 millones de dólares), Alemania (-62.000 millones de dólares) y Hong Kong (-50.000 millones de dólares). Aunque los efectos monetarios son la principal explicación para estas pérdidas, el impacto de las exportaciones se ha extendido en los países y centros de exportación europeos. Por industrias, electrónica (-212.000 millones de dólares), metales (-186.000 millones de dólares) y energía (-183.000 millones) son los sectores que habrían sufrido más.

Y qué se prevé para 2020

El comercio podría seguir creciendo a un ritmo bajo, al +1,7%, mientras que la economía mundial seguirá perdiendo tracción (+2,4% después de +2,5% en 2019). La posible imposición de nuevos aranceles y un ajetreado año político (cumbres mundiales, elecciones estadounidenses) deberían generar una mayor volatilidad, que se extenderá más allá de 2020.

Las mayores ganancias de exportación se registrarán en China (90.000 millones de dólares) y Estados Unidos (78.000 millones de dólares). Sin embargo, su disputa comercial ha hecho que las ganancias de exportación para ambos países se reduzcan aproximadamente a la mitad con respecto a 2018. Alemania y Reino Unido podrían ser los siguientes en notar el aumento del proteccionismo, en forma de aranceles estadounidenses sobre los automóviles.

En cuanto a los sectores, electrónica (-47.000 millones de dólares), metales (-42.000 millones de dólares), y maquinaria y equipo (-27.000 millones) continuarán cayendo en 2020. Por el contrario, los servicios de software y TI (62.000 millones de dólares), agroalimentación (41.000 millones de dólares) y productos químicos (37.000 millones) registrarán ganancias moderadas en las exportaciones.

Estrategias para evitar nuevos aranceles

Ante las crecientes tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, los exportadores pequeños y ágiles se beneficiaron más de la desviación del comercio; es decir, los socios comerciales más grandes están reduciendo su cuota de mercado o adquiriendo menos (Canadá, Alemania, Japón y México), mientras que muchos de los socios comerciales más pequeños (Taiwán, Países Bajos y Francia) están aumentándola rápidamente. Pero esta situación no es irreversible. Vietnam, por ejemplo, que se benefició del conflicto comercial, ahora está atravesando una situación complicada porque su superávit comercial con Estados Unidos se ha disparado.

El comercio fantasma es la otra consecuencia de la escalada de las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China: algunas empresas chinas podrían enviar sus mercancías a terceros mercados, como Taiwán y Japón, para luego enviar las mercancías a Estados Unidos, evitando así aranceles.

“Este cambio de ruta evita aranceles e infla artificialmente las cifras comerciales (porque el mismo bien viaja a un mercado adicional antes de llegar al socio final). Nuestro análisis preliminar sobre el Sudeste Asiático, con no más de año y medio de datos, muestra que Japón y Taiwán se utilizan como mercados de recuperación para maquinaria y aparatos mecánicos, y para maquinaria eléctrica“, explica Georges Dib, economista de Euler Hermes.

Riesgos de exportación en la UE

Los datos de septiembre confirman que el repunte de las importaciones chinas desde EE. UU. que se registró en agosto fue solo temporal y se debió principalmente a la anticipación de los nuevos aranceles a las importaciones estadounidenses en septiembre.

En general, las importaciones chinas desde EE. UU. cayeron un -13% interanual en septiembre, mientras que las importaciones estadounidenses desde China se desplomaron un -19% interanual. Las pérdidas de exportación en lo que va de ejercicio ascienden a -50.000 millones de euros para China y a -13.000 millones de euros para EE. UU.

Europa continúa beneficiándose del efecto de sustitución, con importaciones estadounidenses adicionales de +35.000 millones de euros desde la UE hasta la fecha (frente a +18.000 mill. EUR el ejercicio anterior) mientras que el impulso de las importaciones chinas desde la UE es más débil (+8.000 mill. EUR en lo que va de ejercicio frente a +10.000 mill. EUR el año pasado). Si bien es positivo para Europa, no basta para compensar los flujos comerciales en general más bajos entre EE. UU., China y la UE, que ascienden a cerca de -20.000 mill. EUR en lo que va de ejercicio.

En general, Solunion espera que el comercio mundial de bienes y servicios caiga un -1,7% en 2019 en términos de valor, ya que el USD se ha mantenido fuerte y los ajustes en los elevados niveles de existencias han comenzado a ejercer presión a la baja en los precios. El crecimiento del comercio mundial en términos de volumen debería mantenerse en su cota mínima desde 2009 (+1,5%).