Las consecuencias fatales de viajar en coche a 56 km/h sin seguir los consejos de seguridad

Las consecuencias fatales de viajar en coche a 56 km/h sin seguir las normas de seguridad

RACE y Goodyear han realizado en la sede de Cidaut, Valladolid, un ‘crash test’ que ha arrojado resultados que consideran “preocupantes”, ya que millones de españoles viajan en coche en posiciones que, en caso de accidente, son incompatibles con la vida.

Las pruebas se han efectuado a raíz de los resultados de una encuesta en la que millones de españoles confesaban realizar sus desplazamientos con el respaldo recostado, el cinturón de seguridad mal puesto (o incluso sin él), objetos sueltos en el habitáculo, o con los pies sobre el salpicadero del vehículo.

  Si No Ocupantes
Objetos sueltos 51% 49% 15.011.796
Respaldo recostado 10% 90% 1.689.563
No uso del cinturón 7% 93% 2.060.443
Cinturón sin ajustar 7% 93% 2.060.443
Piernas en salpicadero 5% 95% 1.471.745
Sin banda diagonal 2% 98% 588.698

En base a estos datos, en el ‘crash test’ se colocó al conductor sujeto con cinturón de seguridad holgado, en una posición cercana al volante; al copiloto, con el respaldo recostado y las piernas en el salpicadero; y al pasajero trasero izquierdo, sin cinturón de seguridad y sujetando en sus brazos a un bebé, y se sometió el vehículo a un impacto frontal a 56 km/h.

Las consecuencias para el conductor

  • La presión ejercida por el ocupante trasero supera las dos toneladas.
  • Las aceleraciones de cuello y cabeza superan los niveles máximos, haciendo el choque incompatible con la vida.

Las consecuencias para el copiloto

  • La compresión del tórax supera el doble del límite tolerable por una persona, con causa mortal.
  • La cabeza del dummie golpea contra las piernas, y también supera los niveles máximos.
  • Las piernas, por su parte, rompen la luna delantera, con daños graves.

Las consecuencias para el ocupante trasero

  • La fuerza que proyecta el adulto es de 3,5 toneladas métricas, aplastando al bebé contra el asiento delantero, primero, y al conductor contra el volante, a continuación.
  • Durante la fase de rebote, el ocupante vuela por el habitáculo, se golpea también contra el techo y finaliza el impacto sobre el cuerpo del bebé. Las consecuencias son también fatales.