German text Industrie 4.0, translate Industry 4.0. 3d illustration.

Prevención de riesgos laborales a las puertas de la cuarta revolución industrial

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on linkedin

El futuro que planteaba Terminator, en el que las máquinas tomaban el control y gobernaban el mundo ya ha llegado, aunque no parece tan apocalíptico como el dibujado por James Cameron en la ficción. Disruptivo sí, pero no apocalíptico. Las máquinas y los robots están cada vez más presentes en nuestras vidas. Se están instalando a gran escala en todos los ámbitos y a una velocidad pasmosa, modificando nuestra forma de relacionarnos, de trabajar y, en definitiva, de vivir. Es lo que los economistas han llamado ‘Cuarta Revolución Industrial’ o ‘Revolución Industrial 4.0

Seguridad y salud en el trabajo en la era de los robots

La forma en la que esta cuarta revolución industrial afectará a la seguridad y salud de los trabajadores aún no se ha estudiado en profundidad y deja muchas preguntas abiertas.

Muchos puestos de trabajo desaparecerán en virtud de esta revolución tecnológica. Otros, sencillamente, se transformarán. Pero también surgirán muchos otros perfiles profesionales nuevos. La robotización dará lugar a nuevos conocimientos y áreas de trabajo inéditas, que las personas tendremos que atender.

Buena parte de los trabajos que antes realizaban las personas ya están robotizados… como puede comprobarse en tantas fábricas y cadenas de producción, por ejemplo, en el sector de automóvil. Esto ha ayudado a eliminar muchos trabajos rutinarios y peligrosos, lo que ha contribuido a reducir los datos de siniestralidad laboral.

Mantener nuestra seguridad, cuando trabajamos con robots

La normativa de la Unión Europea obliga a dotar a toda el área de alcance de un robot industrial de un perímetro de seguridad lo suficientemente dimensionado como para que el trabajador no pueda llegar hasta él cuando está en funcionamiento. Pero frente a estos robots industriales.

¿Pero qué pasa con los robots pensados para funcionar en un espacio de trabajo compartido con los trabajadores, los denominados robots colaborativos? ya se han diseñado para que resulten seguros para las personas.

La norma ISO/TS 15066:2016 lo regula. En su momento se redactó con la idea de que si llegara a haber cualquier contacto entre un robot y un humano, no diera lugar a dolor o lesión para este último. Esta norma especifica algunos requisitos de seguridad: geometrías redondeadas, superficies listas, componentes deformables o elásticos, etc.  Pero la velocidad a la que se están produciendo los cambios también supone un reto para los legisladores, incapaces de anticiparse. Surgen nuevos ámbitos de trabajo y colaboración con los robots. Los avances tecnológicos permiten acercar al trabajador, con seguridad las máquinas, cada vez más potentes, veloces y precisas. Pero la legislación va por detrás. Todo un reto para los técnicos en prevención de riesgos laborales.

La máquina de vapor fue la gran aportación de la primera revolución industrial. La segunda estableció la producción masiva y en serie, el uso del motor de combustión interna y la electricidad, dejando sentadas las bases de la globalización y la internacionalización de la economía. La tercera revolución industrial ha sido la de las comunicaciones, las tecnologías de información y los dispositivos electrónicos. La cuarta revolución industrial está ya en marcha, planteando tantas incógnitas como posibilidades