FOTO 2 (002)

Los actuarios abordan la gestión de activos y pasivos para minimizar impacto en las provisiones de la aseguradora

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on linkedin

Las entidades aseguradoras de vida garantizan tipos de interés a largo plazo en sus pólizas, por ejemplo, en las rentas vitalicias. Para ello, previamente deben llevar a cabo inversiones a tipos de interés superiores y plazos similares a los compromisos, para reducir sus riesgos.

La gestión ALM permite minimizar los riesgos derivados de las variaciones de los tipos de interés, que afectan al valor de los pasivos (seguros) y al valor de los activos (inversiones afectas).

A consecuencia del entorno de bajos tipos de interés en el que nos encontramos desde hace muchos años, una de las principales preocupaciones de las entidades aseguradoras es la de llevar a cabo una adecuada gestión de sus activos y pasivos (ALM), que permita minimizar el impacto en sus provisiones y fondos propios derivados del descuento de flujos de ingresos (primas y rendimientos de las inversiones) y gastos (prestaciones y gastos), previstos en sus seguros, bajos los criterios de Solvencia II y de la futura normativa contable IFRS 17.

El Colegio de Actuarios de Cataluña acaba de clausuarar el curso ‘Gestión de activos y pasivos (ALM) en entidades aseguradoras’ impartido en Barcelona con la colaboración de Serfiex, consultora actuarial y de gestión de riesgos, especialistas en ALM para entidades aseguradoras.