ProteccionFam_2_jueves14febrero2019

Las familias apuestan por asegurar su hogar

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on linkedin

Tres de cada cuatro familias españolas aseguran su vivienda habitual. El aseguramiento es mayor cuanto más numerosa es la familia y cuanto más grande es la casa.

Los seguros de Hogar experimentaron en 2018 un crecimiento del 3,57% en términos de facturación, según los últimos datos de Icea. Esta modalidad de Multirriesgos fue la segunda que más creció del ramo el año pasado, solo superada por la de Industrial, con un 7,58%. En total, este subramo factura unos 3.500 millones de euros anuales y supone el 6% de las primas del sector, el 11% de las primas de No Vida y el 56% de las del ramo de Multirriesgos, según datos de Icea. No en vano, los reparadores del hogar son uno de los principales proveedores del seguro español, que invirtió en sus servicios en torno a 1.272 millones de euros, gracias a los cuales se creó un empleo inducido equivalente de 74.903 puestos de trabajo.

Penetración

Y es que trata de uno de los seguros con mayor presencia entre las familias españolas, con una tasa de penetración del 75%. Es decir, tres de cada cuatro familias cuenta con un seguro de este tipo. El informe ‘Estamos Seguros’ de Unespa estima que la penetración del seguro del hogar respecto del número de viviendas totales se sitúa en torno al 65% o 70%. El gasto en seguros de los hogares españoles equivale de media al 17% del total de los gastos relacionados con la vivienda.

Por comunidades autónomas, el territorio donde este tipo de seguro es más contratado es el País Vasco, con un 88% de viviendas aseguradas. En el extremo contrario se sitúan Canarias, Galicia, Baleares, Ceuta y Melilla, las regiones en las que se registra una menor tendencia a asegurar el hogar, aunque en todas excepto Melilla (30,5%), la tasa se sitúa por encima del 50%. Sin embargo, los melillenses son los que presentan una mayor tasa de contratación de seguros para su segunda vivienda. A continuación, se encuentran las de Canarias, País Vasco, Extremadura y Madrid. Por el contrario, son las familias de Castilla y León, Comunidad Valenciana y Asturias los que menos contratan una póliza de segunda vivienda.

Tipos de familias

Es interesante comparar la penetración de estos seguros en relación al número de miembros del hogar. En las viviendas en las que vive una persona, se sitúa en el 62,9%; en las viviendas en las que viven dos personas, sube al 74,8%; en las de tres personas, asciende al 76,6%; en las de cuatro, al 79,5%. A partir de aquí, se corta la tendencia ascendente y empieza a bajar la penetración: el 70,6% de los hogares con cinco personas están asegurados, un porcentaje que baja al 62,9% a partir de seis personas.

Hilando un poco más fino, las parejas con dos hijos menores de 16 años son las que más contratan estos seguros, con un 80,4%. Les siguen las parejas con al menos un hijo de 16 años o más, con un 80,2%. Por contra, las personas solas con menos de 30 años son las que menos tienden a contratar póliza de hogar, con apenas un 27,7%. y las personas solas de entre 30 y 64 años, con un 62%.

En cuanto a tipo de ocupación de los cabezas de familia, “los seguros de la vivienda principal están muy extendidos en toda la escala de profesiones (especialmente administrativos, técnicos y profesionales de apoyo, científicos e intelectuales y directores y gerentes) salvo en aquellas personas con ocupaciones elementales, entre las cuales el aseguramiento de la casa apenas supera el 56%”, según el informe Estamos Seguros.

Tipos de viviendas

Por tipo de inmueble, la contratación del seguro de la vivienda habitual está más extendida en los pisos, dado que siete de cada 10 viviendas en un bloque de pisos están aseguradas.

Asimismo, “las casas más grandes o con más habitaciones tienden a estar más aseguradas que los apartamentos o estudios, independientemente de que sea una segunda residencia o la vivienda habitual de la familia”, según el informe, que revela que mientras que casi cuatro de cada cinco casas con más de cinco habitaciones se aseguran, en el caso de los hogares principales; ni siquiera dos de cada 10 estudios lo hacen.