integralia okok

La Fundación Integralia DKV y Grupo Aspasia se alían para mejorar la inserción laboral de personas con discapacidad

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on linkedin

Fundación Integralia DKV y Grupo Aspasia han firmado un acuerdo por el cual la organización sin ánimo de lucro comenzará a realizar formación profesional dual para mejorar las oportunidades de empleo de personas con discapacidad. Este hito significa un paso más en el compromiso de la Fundación Integralia DKV con el desarrollo formativo y profesional del colectivo de personas con discapacidad.

El acuerdo, además de promover la inclusión laboral de personas con discapacidad, permitirá proporcionar a las empresas una vía efectiva para el cumplimiento de la Ley General de derechos de las personas con discapacidad (LGD). El itinerario formativo que plantea la Fundación Integralia DKV y el Grupo Aspasia comienza con una formación gestionada por profesionales de Integralia y que se complementa con una inmersión tutorizada en la empresa. Tras esta primera fase, el alumno inicia su contrato formativo para el aprendizaje con la empresa, continuando con su formación y donde será incorporado una vez adquiera las competencias y habilidades necesarias. Además, la particularidad del modelo Integralia y Aspasia es que los itinerarios pueden ser totalmente adaptados a las necesidades de las personas con discapacidad como de las empresas.

Un modelo de éxito

Casos emblemáticos de éxito en la incorporación de la FP Dual como Alemania invitan a ser optimistas respecto al nivel de inclusión laboral que se puede alcanzar con esta modalidad formativa. En Alemania se estima que aproximadamente el 70% de los alumnos que realizan la FP Dual acaban consiguiendo un empleo en la misma compañía. En España esta modalidad llegó en 2012. Pese a que la tasa de inserción laboral es muy elevada -70% Cataluña y 80% en el País Vasco, por ejemplo- solo un 0,4% de los estudiantes cursa esta opción, frente al 17% de media en los países de la OCDE.

Aunque esta modalidad formativa está reservada para personas menores de 25 años, en el caso de las personas con discapacidad no existe límite de edad. Se pone así a disposición una potente herramienta de inclusión laboral para un colectivo cuya tasa de desempleo alcanza el 26%, una cifra muy superior respecto a las personas sin discapacidad (15%).