rignault

La extraordinaria despedida de Jean-Paul Rignault

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on linkedin

Hoy hace 10 días exactos que el despertador de Jean-Paul Rignault no suena temprano, como lo ha venido haciendo en los últimos 37 años. Hoy hace exactamente una semana que el ya ex consejero delegado de AXA España publicaba una despedida en el diario Cinco Días en forma de tribuna: Pasión y talento, hasta siempre amigos.

Se trata de una tribuna extraordinaria por diferentes motivos. Es extraordinaria por la emotividad y cariño que destila. Se muestra feliz de jubilarse en España y reconoce que llegó hasta aquí con cierta prevención. Si, llegaba a un país al borde del abismo. Y encontró “pasión y talento”.

Es extraordinaria también por las palabras que dedica a España como país y como economía. “Es un país un mano de obra altamente cualificada, competitivo, con un entorno laboral flexible y dinámico y con un fuerte espíritu de crecimiento y superación”, dice Rignault. “España cuenta con industrias pioneras a nivel mundial y millones de autónomos y pymes se dedican a cultivar el producto interior”, asegura. “El mercado español es perfecto para innovar, testar productos y servicios. Un campo precioso donde plantar la semilla de nuevos negocios”. Además, alaba la red social de las familias que salió en auxilio de las clases más desfavorecidas cuando la crisis se las llevó por delante o a un sistema que ha funcionado cuando más de 1’8 millones de hogares tenían a todos sus miembros en paro.

Pero la radiografía del sector asegurador que Rignault hace en su columna resulta también extraordinaria. “Está a la vanguardia del mundo financiero, con aspectos difícilmente repetibles como el Consorcio de Compensación de Seguros, ICEA, organizaciones sectoriales y profesionales de primer nivel, mediadores muchos de ellos competidores y sin embargo amigos. Los clientes, además, están en el centro de nuestra actividad desde los orígenes. Es un ejemplo de fortaleza (no me he cansado de repetir todos estos años que sí hay un banco malo y no una aseguradora mala), de estabilidad, de empleo (con una antigüedad media de casi 14 años) y de impacto en la sociedad (cada año arreglamos más de 4 millones de coches y aseguramos en salud a más de 8’5 millones de personas).

Pero sobre todo la tribuna de Jean Paul Rignault es extraordinaria sencillamente por ser y estar. Por ser noticia y por estar en un diario económico de tirada nacional. El sector asegurador comienza a tener una voz y una presencia cada vez mayores.

“España es un país diferente”, dice Jean-Paul Rignault en su columna. Y quizá sea por su marcado acento francés, pero por primera vez esta frase no suena con la sordina con la que habitualmente la pronunciamos. Ya es hora de que los españoles nos sacudamos ciertos complejos. Y el sector asegurador también.