retirement concept

El 72,4% de los españoles consideran que su pensión pública no será suficiente para mantener su nivel de vida actual

La práctica totalidad de los españoles (95%) considera que tiene derecho a conocer con antelación la pensión pública estimada que recibirá durante su jubilación. Además, nueve de cada diez ciudadanos (91,5%) creen que esa información les ayudaría a planificar mejor su jubilación, dos puntos más que en 2017.

Estas son algunas de las principales conclusiones del ‘II Estudio sobre la jubilación y la importancia de saber’, que ha realizado INVERCO, la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones, con la colaboración de Front Query.

Más de la mitad de los españoles (54,6%) considera que esa información sobre la pensión pública se debería enviar anualmente y un 25% cree que debería ser actualizada, como mínimo, cada dos años.

Casi tres de cada cuatro españoles (74%) desconocen que hace ocho años se aprobó en el Parlamento español una Ley que obliga al Gobierno a remitir información sobre la pensión pública a los contribuyentes, si bien el porcentaje de ciudadanos que conoce esta Ley ha pasado del 16% al 21% en los dos últimos años.

Por otro lado, un 28,5% de los españoles conoce la existencia de un simulador disponible en la web de la Seguridad Social para el cálculo de la pensión, cinco puntos más que hace dos años. Solo un 16% de los españoles lo ha utilizado, pero supone una cifra cuatro puntos más alta que hace dos años.

Un 56,7% de los encuestados por Inverco considera que, con la información y el asesoramiento adecuado, podría complementar su pensión pública y mantener el poder adquisitivo alcanzado en la época de trabajador. De ahí que ocho de cada diez trabajadores crean que tiene sentido ahorrar para la jubilación, teniendo en cuenta esas dificultades a las que se enfrenta la sostenibilidad del sistema actual de pensiones, tal y como lo conocemos.

La sostenibilidad del sistema público

El 98% de los españoles se muestra bastante o muy preocupado por la sostenibilidad del sistema público de pensiones en España, dos puntos más que hace dos años. Además, el 73,6% cree que, cuando se retire, la pensión de jubilación será peor que la actual, mientras que el 19% piensa que ese importe será similar al que se percibe en la actualidad.

Algo más de siete de cada diez españoles (72,4%) consideran que su pensión pública no será suficiente para mantener su nivel de vida actual, frente a solo un 12,3% que considera que sí.

Cabe recordar que, según los datos de la Comisión Europea, la tasa de sustitución en España, el porcentaje de la pensión pública con respecto al último sueldo de un trabajador, es una de las más altas de Europa (78%), pero la tendencia es que disminuya progresivamente en los próximos años y se ubique en torno al 50% en el año 2050, lo que supone que, para entonces, una persona cobrará de pensión la mitad del dinero que percibía mensualmente en su trabajo. En este sentido, el 24% de los españoles cree que pensión pública supondrá menos del 50% de sus ingresos totales, en el momento de la jubilación, frente a un 9% que considera que será el 100% del último sueldo.

En la actualidad, tres de cada cuatro españoles ahorran para complementar su pensión pública una vez se jubilen. Un tercio lo hace de forma esporádica o cuando tiene ingresos, pero sólo dos de cada diez ciudadanos ahorran con una periodicidad mensual.

Comparativa internacional

Alemania, Austria, Croacia, Finlandia, Francia, Irlanda, Italia, Portugal, Reino Unido y Suecia informan a los trabajadores sobre cuál será su pensión estimada en el momento de su jubilación. En el caso de Holanda y Dinamarca, es una información que puede consultarse de manera online y que está completamente actualizada desde la primera cotización del trabajador.

La práctica totalidad de países informa con una frecuencia anual, salvo Francia que lo hace cada cinco años y Croacia y Portugal que realizan el envío bajo demanda del contribuyente. El proyecto español de 2014, pendiente aún de aprobación, preveía una periodicidad anual y un sistema de tramos por el que primero se enviaría la información a los mayores de 50 años, en 2015 a los mayores de 40 y en 2016 a todos los ciudadanos con al menos 5 años cotizados.

En los países europeos existen diferentes fórmulas. Así, Alemania o Reino Unido establecen la edad para ser informado a los 27 años de edad, si se llevan 5 años cotizados; Finlandia en los 18 años de edad o Francia en los 35. Suecia, por su parte, no establece una edad concreta, sino que sus ciudadanos pasan a recibir esta información desde su primera cotización, al igual que Croacia para aquellos contribuyentes que así lo soliciten.

En cuanto al contenido de la comunicación, además de la estimación de la pensión a recibir, la mayoría de países informa al receptor sobre cómo funciona el sistema de pensiones de su país y el Reino Unido incluye las previsiones de sostenibilidad del mismo.

MÁS NOTICIAS

Suscríbete a nuestra newsletter

El 72,4% de los españoles consideran que su pensión pública no será suficiente para mantener su nivel de vida actual

MÁS NOTICIAS

Suscríbete a nuestra newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter