inade galicia

Inade sostiene que “el 75% de los corredores gallegos son emprendedores del siglo XXI”

El Departamento de Estudios de Fundación Inade ha elaborado por cuarto año consecutivo un informe que recoge una radiografía de la actividad de los corredores de seguros con domicilio social en Galicia. Como base informativa se ha utilizado el Registro Administrativo Especial de Mediadores de Seguros, Corredores de Reaseguros y de sus Altos Cargos que lleva la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones y la Dirección Xeral de Política Financeira, Tesouro e Fondos Europeos de la Xunta de Galicia.

Este estudio se ha presentado oficialmente en el transcurso de la segunda reunión ordinaria del año del Círculo de Confianza, el consejo asesor de Fundación Inade, celebrada esta mañana en las instalaciones de la cooperativa Feiraco, en Ames.

Galicia cuenta con 387 corredores de seguros, de los cuales 289 (el 74,68%) son emprendedores que han creado sus empresas en el siglo XXI. En la actualidad, 112 (28,94%) son personas físicas y 275 (71,06%) son sociedades mercantiles. El total representa el 7,50% del conjunto del estado español.

La mayoría de los corredores se concentran en las siete grandes ciudades gallegas, aglutinando al 63% de estas autorizaciones, destacando A Coruña con el 17% y Vigo con el 16%. Fuera de estos principales ejes poblacionales, resaltan Carballo, Vilagarcía de Arousa y Lalín. En el último año se ha producido un incremento del número de autorizaciones concedidas en la comunidad (3,75% más).

El 73% de los corredores de seguros (es decir, 282) están autorizados para operar en el conjunto del estado, mientras que 105 tienen restringido su ámbito de operaciones a la comunidad autónoma gallega. Sólo 18 empresas han solicitado autorización para operar en otros países del Espacio Económico Europeo, de los que destaca como destino Portugal, con 18 autorizaciones. Es por ello que en la actualidad, los corredores de seguros no pueden acompañar a sus clientes en su expansión internacional, lo que provoca que gran parte del tejido productivo gallego utilice los servicios de corredores con implantación internacional para trasferir sus riesgos, una asignatura pendiente que deben tener muy en cuenta estos profesionales de la distribución del seguro.

De los 387 corredores gallegos, 275 son sociedades de correduría, de los que su mayoría ha optado por la figura de sociedad limitada (96,73). De ellas, el 26% cuenta con un socio único. A la hora de elegir la gobernanza de estas sociedades, la mayor parte (65%) encomienda esta función a un administrador único, que mayoritariamente es uno de los socios que configuran el capital social. Por la designación de administradores solidarios se han decantado 65 (el 27%), por mancomunados 11 (4%) y sólo 17 (6,18%) han encomendado esta función a un órgano colegiado, un consejo de administración.

Otro dato significativo es la vinculación entre el capital, la administración de la empresa, y la dirección técnica. Así, de los datos analizados se desliga que en 200 empresas estas tres funciones recaen sobre la misma persona. Sólo el 9% ha optado por diferenciar el capital social y la administración de la dirección, lo que revela escasa profesionalización de los órganos de dirección encargados de la mediación de seguros en las corredurías de seguros gallegas. Analizado además el importe del capital social suscrito por las corredurías, se extrae una media de 17.267€. Es de resaltar que 14 sociedades disponen de un capital social superior a 100.000€.

En cuanto a la inversión del tejido productivo en la industria aseguradora, sólo ABANCA como entidad financiera, industrias del sector de la automoción como PÉREZ RUMBAO o RODOSA, empresas de la construcción e inmobiliaria como COPASA, GRUPO COMPOSTELA CONSTRUCCIÓN ENERGÍA Y SERVICIOS, GALINVER o SERGOPEMA y sociedades de inversión como INVERSIONES MANDEO, ALVARIÑO INVERSIONES, F. VERDÍA, INVERSIONES DEVITES o SERVICRÉDITO participan en este negocio de la mediación.
En cuanto a los modelos de negocio, las corredurías NB21 y NEXO MEDIACIÓN se configuran como corredurías de seguros que a su vez aglutinan a otras sociedades de correduría y han iniciado su expansión fuera de la comunidad autónoma.
Además, es de resaltar el proyecto de la correduría UCOGA, nacida de la iniciativa empresarial de sociedades cooperativas agrarias de primer y segundo grado.

Fundación Inade considera que la industria aseguradora, en relación a los corredores de seguros con domicilio en Galicia, debería reflexionar sobre determinados puntos:

 Una gran parte de los 112 corredores de seguros personas físicas están cercanas a la edad de jubilación por lo que, de no actuar sobre sus licencias, éstas quedarían canceladas con la jubilación efectiva del titular.
 Casi el 75% de las actuales licencias corresponde con empresas de nueva creación, sin un historial profesional consolidado.
 En la mayor parte de las sociedades de correduría, su administrador y director técnico son la misma persona y éste se encuentra en edad próxima a la jubilación y sin relevo generacional. Es previsible que este hecho provoque toma de decisiones que puedan desencadenar en la desaparición de estos negocios.
 El tejido productivo gallego no ve interés en participar en el capital social de los corredores de seguros.
 La correduría UCOGA nació como una solución especializada en los riesgos del sector primario gallego, un modelo a estudiar por otras actividades industriales de Galicia.

MÁS NOTICIAS

Suscríbete a nuestra newsletter

Inade sostiene que “el 75% de los corredores gallegos son emprendedores del siglo XXI”

MÁS NOTICIAS

Suscríbete a nuestra newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter