Zara with her five-month-old son Kaigama and her daughters children Atcha Fati (14) and Atcha Rayé (7), inside their refugee housing unit. 

35-year-old Zara fled her village in Nigeria in 2015, with her two children Atcha Fati and Atcha Rayé. Armed men attacked and burned their village and killed her husband. After first crossing the border with no clear idea of where to go, she was able to transfer to Guidan Kadji, a site for displaced families like hers. There, she received a refugee housing unit from UNHCR. The shelter helps protect Zara, her three children and her new husband Illiassou from the elements. ;

Fundación Divina Pastora ha firmado un convenio con ACNUR para proteger a mujeres y niñas nigerianas

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on linkedin

La Fundación Divina Pastora ha firmado un convenio de colaboración con el Comité español de ACNUR (la agencia de Naciones Unidas para los refugiados) para dar protección y alojamiento seguro y digno a víctimas de violencia sexual y de género en el campo de refugiados de Dar Er Salam en la provincia de Baga – Sola (Chad).

El objetivo de ACNUR es establecer refugios para que 40 personas con necesidades específicas (mujeres víctimas de agresión sexual y sus familias) vivan en las condiciones de salubridad y seguridad apropiadas. Para ello se distribuirán materiales de construcción para ensamblar ocho unidades de vivienda de tipo RHU para la población refugiada y se formará a la comunidad residente en el campo para apoyar el montaje.

Más de 10.000 nigerianos han encontrado refugio en los asentamientos de la provincia de Baga – Sola después de huir de la violencia provocada por el grupo terrorista Boko Haram. Están repartidos en cinco asentamientos, de los cuales, el campo de refugiados de Dar es Salam acoge a un total de 7.300 personas. Más del 58% son niños y en un 81,7% de los hogares la mujer es la cabeza de familia.

La gran mayoría de los refugiados de este campo todavía viven en refugios de emergencia, hechos de láminas de plástico. Debido a las condiciones climáticas extremas, caracterizadas por fuertes lluvias y vientos, los refugios de emergencia son frecuentemente destruidos o dañados y no llegan a su vida útil prevista.

La necesidad de mejora de los refugios en el campo para que su población pueda vivir en condiciones adecuadas ha dado lugar a la instalación de refugios semi – permanentes de tipo RHU, objeto del convenio firmado entre ambas entidades. Se trata de una vivienda innovadora que se compone de estructura de acero ligero, paneles de techo y de pared, puerta y ventanas, revestimientos de suelos, sistema de energía solar y sistema de anclaje innovador.

La Fundación Divina Pastora lleva cuatro años colaborando con el Comité español de ACNUR. En 2016 y 2017, financió dos proyectos en Siria e Irak para ayudar a la población en situación de mayor vulnerabilidad, mientras que el año pasado la colaboración se centró en un proyecto de emergencia humanitaria en Bangladesh.