mapfre informe sector seguros 2018

El peso del seguro en el PIB español cae una décima en 2018, hasta el 5’33%, según Mapfre

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on linkedin

El conjunto de la industria aseguradora española ingresó un total de 64.377 millones de euros en el ejercicio 2018, un 1,5% más que el año anterior, lo que representa el 5,33% del Producto Interior Bruto (PIB), frente al 5,44% de 2017, según el informe ‘El mercado español de seguros en 2018′ elaborado por el servicio de estudios de Mapfre y publicado este miércoles por Fundación Mapfre.

El aumento de primas se produjo gracias al buen comportamiento del negocio no vida, que creció durante cinco años consecutivos por la recuperación de la actividad económica y la mayor capacidad de consumo de empresas y hogares.

En concreto, el negocio de vida cerró el ejercicio con una caída del 1,4%, hasta 28.995 millones en primas, debido a “la persistencia del entorno de bajos tipos de interés”, aunque en ahorro gestionado se mantuvo un crecimiento positivo, aumentando las provisiones técnicas del seguro de vida en un 2,6%, frente al 3,3% de 2017. “El segmento de vida es el que variabilidad al sector asegurador”, dijo durante la presentación del informe Manuel Aguilera, director general del Servicio de Estudios de Mapfre.

Por su parte, los seguros de no vida incrementaron sus primas un 4%, hasta 35.382 millones de euros, pues este segmento continuó beneficiándose del buen comportamiento económico. El ratio combinado para los seguros de no vida mejoró ligeramente el pasado año, hasta situarse en el 93,7%, frente al 94% de 2017.

Los españoles gastan 1.370 euros anuales en seguros el año pasado, un 0’8% más que en 2017

Los españoles gastaron 1.369,5 euros de media en seguros en 2018, es decir, un 0’86% más que en 2017. Esto supone un aumento de 11,7 euros respecto al año anterior, cuando gastaron una media de 1.357,8 euros.

De nuevo, el lastre del sector está en el ramo de vida, porque por persona, el gasto en seguros de no vida creció un 3’35%, hasta 752’7 euros, lo que ha compensado el recorte del 2% en el desembolso de seguros de vida, hasta 616’8 euros por usuario.

Salud y Multirriesgos son los ramos del seguro que más crecieron el año pasado, “lo que no significa que se haya menos seguros de autos, sino que el precio promedio de los seguros de automóviles ha bajado en la última década”, ha recalcado Manuel Aguilera.

El mayor gasto en productos aseguradores se registró en Madrid, con 1.631 euros por persona, seguido de Aragón (1.434,6 euros) y Cataluña (1.408,7 euros). Por el contrario, fue menor en Ceuta y Melilla, con 665,4 euros, Murcia (775,6 euros), Canarias (735,5 euros) y Extremadura (822,9 euros).

Hacia la salud digital

El informe destaca la evolución de los seguros de salud, que crecieron al mayor ritmo en casi una década (+5,6%, hasta 8.524 millones), y prevé que en 2019 las entidades aseguradoras incrementen los servicios a sus clientes enfocados hacia la salud digital, fomentando el uso de apps móviles o de tarjetas sanitarias digitales.

Aún así, el ramo de automóviles sigue siendo el que acumula el mayor volumen de primas, con una cuota del 31,5% en no vida (11.135 millones).

Las inversiones de las entidades aseguradoras aumentaron un 1,1% en el ejercicio 2018, hasta los 295.287 millones de euros, de las que el 55,1% corresponde a activos de deuda pública y el 20,6% a renta fija corporativa. Por su parte, las inversiones en renta variable “parecen haber iniciado un proceso de recuperación”, hasta alcanzar el 5,2% en 2018, máximo de los últimos diez años.

Desde el punto de vista de su estructura y dinámica de competencia, el informe señala que el sector asegurador español ha experimentado un paulatino proceso de concentración que puede observarse en la disminución del número de entidades en operación y en el análisis de los índices Herfindahl y del CR5.

Sin embargo, considera importante destacar que los niveles de concentración “siguen indicando la existencia de un alto nivel de competencia en la industria aseguradora española, de acuerdo con los referidos indicadores”.

A nivel mundial, la actividad aseguradora alcanzó los 5,2 billones de dólares en primas de seguro directo (+1,5%), impulsada por el ramo de no vida (+3%), que se vio favorecido por el dinamismo de la economía global a lo largo del ejercicio, principalmente en el primer semestre del año. Dentro del mercado internacional, España ocupa el puesto 14, adelantando así a Brasil.

No obstante, el informe de Mapfre advierte de que la ralentización de la economía y el agotamiento del ciclo “podrían comenzar a impactar en el crecimiento de las primas de este segmento”.

Brecha de protección del seguro

El informe también recoge que la Brecha de Protección del Seguro (BPS), que representa la diferencia existente entre la cobertura de seguros que es económicamente necesaria y beneficiosa para la sociedad y la cantidad de dicha cobertura efectivamente adquirida, aumentó hasta 29.000 millones de euros en 2018, 800.000 euros más que un año antes.

La insuficiencia se plasma, principalmente, en el segmento de seguros de vida, que aglutina el 96,1% de esta brecha. “El sector asegurador tiene un importante mercado potencial en el ramo de vida”, remarcó Aguilera. Según el informe, dicho segmento debería crecer a una tasa promedio anual de manera sostenida del 7% a lo largo de los próximos diez años para ser capaz de cerrar esa brecha.