Las pensiones públicas, bajo presión

El modelo de ahorro británico de pensiones: el sistema ‘automatic enrolment’

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on linkedin

“Las pensiones de reparto españolas están entre las más generosas del mundo desarrollado pero, al tiempo, están entre las que mayor presión experimentan desde el envejecimiento demográfico […] ¿Estamos abocados a un futuro con pensiones más magras, con las pensiones ocupando crecientes parcelas del gasto social, creando desigualdad con ello?”, preguntó a la audiencia Pilar González de Frutos, presidenta de Unespa en la presentación del informe ‘Automatic Enrolment británico’.

La “línea de ataque”, como la denominó González de Frutos, ante esta situación es la apuesta por la previsión capitalizada. “En España no hay previsión complementaria o no está suficientemente desarrollada”, remarcó la presidenta en una jornada que tenía como objetivo explicar cómo en Reino Unido se ha implementado un sistema de inscripción automática (automatic enrolment) de trabajadores a instrumentos de previsión empresarial.

¿Qué es el sistema de inscripción automática?

Es un sistema de previsión social empresarial complementaria de las prestaciones públicas de pensiones, de adscripción por defecto. Éste, que se implantó en Reino Unido en octubre 2012, por un lado, obliga al empresario a inscribir a aquellos empleados que tengan entre 22 años y la edad legal mínima de jubilación y reciban unos ingresos mínimos anuales de 10.000 libras, y realizar unas aportaciones mínimas a su favor, siempre y cuando el empleado aporte el porcentaje que le corresponda (se trata de un sistema contributivo). Y que, por otro lado, es voluntario para el empleado, por lo que una vez adscrito automáticamente por defecto, puede decidir salirse (opt-out).

Desde abril de 2019, la aportación mínima obligatoria establecida por el sistema automatic enrolment asciende a un 8% del salario. De ese total, un 3% es a cargo del empresario empleador, un 4% a cargo del empleado, y un 1% de aportación a cargo del Estado, que se realiza a través de la deducción fiscal de las aportaciones, y que se incluye como aportación extra al plan de pensiones.

Situación previa y posterior del sistema de pensiones tras la implantación del auto enrolment

En 2002 el sistema de pensiones británico estaba conformado por dos pilares. El primero lo conformaba la pensión básica del estado (BSP) y aquellos ahorros generados, vinculados a ingresos, como eran los SERPs (1975-2002) y los S2P-2ª pensión del estado (2002-2016). Y el segundo, lo formaba la pensión privada del sistema de empleo (voluntario), normalmente con una prestación definida, que cada persona establecía.

Con la aplicación del auto enrolment, se crea un tercer pilar comprendido entre los ya mencionados que engloba todas esas aportaciones, mayoritariamente definidas, y voluntarias que cada ciudadano decida hacer.

Decisión activa y meditada de dejar de ahorrar

Fernando Martínez-Cue, profesor asociado de la Universidad de Barcelona y consultor especializado en pensiones, fue el encargado de realizar este informe por Unespa, y por tanto, fue quien explicó cómo nació este sistema de automatic enrolment, cómo se implantó y cuáles están siendo sus resultados.

La base de este sistema está en, como apuntó Martínez-Cue, en que “las personas no toman decisiones racionales cuando se trata de decidir cómo gastar o ahorrar. [No obstante], la mayor parte, sí tiene la voluntad de ahorrar, pero nunca lo hace. [Así que], si se les incluye por defecto en un sistema de ahorro, tienen a quedarse: para salirse han de tomar la decisión activa y meditada de dejar de ahorrar, [por lo que] tienden a aceptar las decisiones dadas“.

En 2004, un 54% de los trabajadores dependían al 100% de la pensión pública, sólo un 0,5% de la población llevaba a cabo un ahorro activo y los gastos de gestión de los instrumentos de pensiones de empleo para pymes eran muy altos.

El 99% de las grandes empresas, en 2017, habían inscrito a sus trabajadores, el 97% de las medianas y el 84% de las pequeñas. Lo que se tradujo en 10 millones de empleados inscritos a consecuencia del auto enrolment y en casi 17 millones de libras en aportaciones, entre el 2012-2018. Es decir, el 99,8% de los empleados inscritos se quedan.

Fernando Martínez-Cue

Los instrumentos para auto enrolment más populares, a fecha de 2017, eran por orden de mayor a menor los planes de pensiones de empleo multi-empleador o master trust (5.900.000 empleados), los planes personales de grupo ofrecidos por una compañía de seguros (2.700.000) y los de empleo propio (empleador único [900.000]).