salud reproductiva quiron

El Hospital Quirónsalud Barcelona pone en marcha una campaña informativa sobre la importancia de conocer la reserva ovárica

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on linkedin

La edad media del primer embarazo en España se sitúa en los 31,47 años, cuando la fertilidad de la mujer ya ha empezado a decrecer. Por eso, conocer a tiempo la reserva ovárica de una mujer es clave para poder planificar su maternidad. Hospital Quirónsalud Barcelona, en la línea de su compromiso con la concienciación y la prevención de los problemas de fertilidad en la mujer, pone ahora en marcha un programa de asesoramiento gratuito para mujeres menores de 35 años que les ayude a planificar su futuro reproductivo. De forma gratuita y hasta el mes de junio se ofrecerá una visita médica de asesoramiento y la realización del Test de Fertilidad.

“Esto puede acabar generando problemas en mujeres que han decidido retrasar su maternidad debido al desconocimiento social y la falta de información, que hacen que se confíen. Nosotros hemos observado la problemática de esta desinformación en muchas mujeres con respecto a su fertilidad y por eso hemos puesto en marcha esta campaña divulgativa”, explica el Dr. Ramón Aurell, responsable de la Unidad de Reproducción Asistida de Quirónsalud Barcelona.

Reserva ovárica, ¿qué es y para qué tengo que conocerla?

“La edad cronológica de una mujer no tiene por qué coincidir con su edad biológica. En la primera el factor determinante es el año de nacimiento, mientras que la segunda se valora en función de la reserva ovárica de cada mujer, es decir, el número de óvulos de los que dispone”, comenta el Dr. Ramón Aurell. Aunque normalmente estas dos edades suelen ser concordantes, también puede suceder que no sea así y que pacientes jóvenes tengan una reserva muy afectada que podría dificultar conseguir un embarazo.

El principal factor que influye en la reserva ovárica es la edad; la reserva se reduce con el paso de los años además de que la calidad de los óvulos también empeora. Pero no es el único: cirugías previas del ovario, tratamientos de radioterapia o quimioterapia, endometriosis o antecedentes familiares de menopausia precoz también pueden influir en esta reserva ovárica.

“Conocer la reserva ovárica puede resultar de gran ayuda a la hora de la toma de decisiones consecuentes relacionadas con la maternidad de las mujeres, teniendo claro que a los 38 años sus óvulos ya no son jóvenes”, apunta el Dr. Aurell. Para conocer esta reserva, se realizan principalmente dos pruebas sencillas, como son una analítica de sangre y una ecografía ginecológica.

Con la primera se determina cuál es el nivel de la hormona antimülleriana (AMH) en sangre, la cual es un indicador muy fiable para conocer el número de óvulos. A mayor nivel de AMH, mayor es también el número de óvulos. Esta analítica se puede realizar en cualquier momento del día y del ciclo menstrual.

La ecografía ginecológica, en cambio, deberá efectuarse en la primera fase del ciclo menstrual. Gracias a ella es posible realizar un recuento de los folículos antrales. Este valor proporciona información indirecta sobre la reserva ovárica. Cuantos más folículos haya, mejor será la reserva y por tanto mejor pronóstico reproductivo.