arag entrevista

Cristina González, abogada de ARAG: “El apoyo de un abogado especialista cuando tienes un imprevisto legal te hace sentirte seguro y protegido”

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on linkedin

¿Cuáles son las principales situaciones de riesgo en las que se puede encontrar una familia? 

Los riesgos a los que se puede enfrentar una familia se encuentran, en realidad, en todas aquellas situaciones en las que nos podemos encontrar cualquier persona en nuestro día a día. Nuestras rutinas, de por sí, se encuentran llenas de implicaciones legales.

¿En cualquier ámbito?

Cualquier persona en su vida diaria, cuando, por ejemplo, desarrolla una actividad laboral, se queda en el paro, alquila un piso… O, incluso, cuando disfruta de su familia y amigos y, en definitiva, cuando dedica su tiempo libre a aquellas actividades que le apetece y le gusta hacer, pueden surgirle contratiempos legales de los que requieran una respuesta de un abogado experto.

También podría darse la circunstancia que cualquier persona necesite la intervención letrada como consecuencia de un problema legal que le ha surgido, o inclusive, precise nuestro asesoramiento para evitarse responsabilidades futuras por algo que ha hecho sin ajustarse a la legalidad.

Es por este motivo que, para las familias y, en definitiva, para cualquier persona o empresa, el apoyo de un abogado especialista que les oriente cuando tienen un imprevisto legal, así como para prevenirlos, les hace sentirse seguros y protegidos desde un punto de vista jurídico.

Esta protección desde el punto de vista jurídico, ¿es valorada por los que la prueban?

Los seguros de Defensa Jurídica, pese a no ser de contratación obligatoria son, sin duda, valorados muy positivamente por quienes los conocen. Consideran que son muy recomendables. Y ya no sólo para las familias, sino también para las empresas, autónomos, comunidades de propietarios, etc. Esto es así porque dotan de seguridad a quien lo posee.

¿Nos puedes poner ejemplos?

Quienes tienen contratado un seguro de Defensa Jurídica nos cuentan sus experiencias y se preguntan, “¿por qué no protegerse uno mismo de una posible reclamación judicial que nos pueda interponer un tercero, a través de una denuncia penal o demanda civil o laboral?”. A esto añaden, también, “¿y quién nos ayuda si tenemos que defender nuestros intereses o derechos, porque se han visto vulnerados y no sabemos cómo o por dónde empezar?”.

Son reflexiones que comparten con nosotros y cuyas respuestas nos las dan ellos mismos, pues afirman que estas, y otras preocupaciones legales, las resuelven gracias a este tipo de seguro que, pese a no ser obligatorio, lo consideran como un producto fundamental para cubrir sus necesidades y sentirse protegidos en el día a día de su vida, tanto profesional como familiar y/o personal. Por este motivo, suelen incluso repetir en su renovación a la fecha del vencimiento de su póliza de Defensa Jurídica.

Los que lo conocen, repiten. Pero, ¿es este un tipo de seguro bien conocido?

En general, todavía falta concienciación sobre la importancia de contar con un seguro y, en este caso, un seguro de Defensa Jurídica para la familia. Sí que es cierto que la situación actual favorece que el cliente se encuentre sensibilizado hacia conflictos laborales, paro, compras por Internet o leyes cambiantes. En cualquier momento y a cualquiera puede surgirle una necesidad que debe resolver un especialista. Por ello, debemos seguir difundiendo la importancia de este tipo de productos y explicando que ante cualquier problema legal tienen el respaldo de profesionales cualificados que defenderán sus intereses.

¿Cuáles son sus principales ventajas?

Dado que los contratiempos de estos tipos están a la orden del día, no cabe duda que estar protegido con un seguro de Defensa Jurídica te ahorrará muchas preocupaciones, tiempo, responsabilidades, así como importantes costes económicos.

Os pongo otro ejemplo para que entendáis a qué me estoy refiriendo. Si no te proteges adecuadamente con un seguro de Defensa Jurídica y te vieras involucrado en un procedimiento judicial, son muchos los gastos que seguramente tendrías que pagar. Si se tiene un seguro de Defensa Jurídica, estos costes económicos irían a cargo de la póliza contratada. En ese caso, la compañía aseguradora asumiría los honorarios de un abogado, procurador, notario, perito u otros profesionales cuya intervención sea necesaria para resolver un juicio, siempre hasta el límite de gastos que se tenga contratado en póliza.

Es por este motivo que considero importante seguir concienciando y recomendando este tipo de seguros, pues permitirá afrontar con más agilidad, rigor, seguridad y profesionalidad, así como con una menor carga económica, aquellas situaciones legales que en los tiempos en los que vivimos puedan producirse en nuestras familias y, en definitiva, en nuestro entorno personal y/o profesional.

Definamos bien, entonces: ¿qué es un seguro de Defensa Jurídica para la familia, para qué sirve?

Un seguro de Defensa Jurídica sirve para resolver todas aquellas cuestiones legales del día a día, aquellas dudas que te preocupan y que no sabes cómo resolverlas. Te cubre desde una defensa o reclamación laboral, temas de derecho de la familia, defensa de los derechos como consumidor o usuario, entre otras materias jurídicas. Pero lo que creo que es muy importante es que, con este tipo de seguros, siempre se cuenta con el asesoramiento jurídico telefónico de un letrado experto.

Además, con estos seguros y en el supuesto que sea necesario ir a juicio, un abogado te representará en dicho procedimiento judicial, sin que ello te suponga un coste adicional. De hecho, los seguros de Defensa Jurídica están dirigidos a cualquier persona, dado que son productos que ofrecen protección legal, tanto de forma individual como de forma colectiva a familias, empresas, así como a comunidades de propietarios, etc.

¿Cuáles son sus coberturas esenciales?

Por citar algunas, cubren la defensa como consumidor, redacción y revisión de contratos, asistencia jurídica telefónica, defensa jurídica frente a la Administración Pública o defensa de los intereses relativos a la vivienda, etc.

Explícanos algunos casos, por favor.

Imagínese que tiene un vecino que por las noches pone la música a un volumen muy elevado y su familia no puede dormir. Ya se lo ha comentado a él directamente; sin embargo, no le ha hecho caso. ¿Qué puede hacer? Llamar a su abogado, quien le gestionará la reclamación y le indicará todos los pasos que hay que seguir, punto por punto, para subsanar lo antes posible el problema y que así no tenga que volver a oír la música de su vecino, permitiendo por fin el descanso merecido para los suyos y también para usted.

Otro ejemplo. Le despiden y le surgen muchas preguntas como, ¿qué debo hacer?, ¿debo firmar el finiquito?, ¿es un despido procedente o improcedente y cómo diferenciarlo? Usted sólo tendrá que llamar a su abogado de ARAG, quien le resolverá todas sus dudas, evaluará toda la documentación y le aconsejará y defenderá sus intereses, iniciando una reclamación contra la empresa si es que finalmente no se llegase a un acuerdo.

Si es un menor de edad el que necesita asistencia jurídica, ¿también está cubierto?

Si quieres incluir a algún menor de edad en el seguro, es necesario indicarlo a la hora de contratarlo. En este sentido, creo que es importante recordar que los menores de edad incluidos en este tipo de productos no incrementan el coste del seguro, pues forman parte de la unidad familiar que contemplan nuestras pólizas.

De estas situaciones, seguro que también podrás ponernos algún ejemplo concreto, ¿verdad?

Claro, os voy a explicar un ejemplo de algunos casos relacionados con menores por los que nos piden asistencia jurídica y de los cuales hemos detectado que ha habido un repunte significativo de un tiempo hasta ahora. Os avanzo que, probablemente, este incremento de consultas tiene que ver no sólo con el papel cada vez más informativo que las escuelas realizan a alumnos y familias, sino también con la educación que los padres les damos a nuestros propios hijos.

Los temas por los que nos piden asistencia jurídica y que afectan especialmente a nuestros menores tienen que ver con el uso que ellos les dan a las tecnologías y, en concreto, al manejo de sus redes sociales. Es un tema que verdaderamente inquieta a los padres, pues son cada vez más conscientes de que Internet es una puerta de acceso al acoso y también a la falta de privacidad.

Un tema muy sensible, es evidente.

No nos olvidemos que estamos hablando de menores a los que hay que proteger pues, en ocasiones, no son conscientes de los peligros que corren en las redes y, además, podría darse la circunstancia que ellos mimos las estén usando de forma poco responsable.

Otro tema que suelen consultar los padres en relación con los menores es cómo gestionar determinadas ayudas públicas para sus hijos. También nos plantean cuestiones relativas a qué derechos tienen como padres para conciliar su vida laboral y profesional con la personal y familiar. Por último, aunque en menor medida, nos consultan aspectos relacionados con posibles situaciones de acoso escolar, en cuanto a cómo identificar estas conductas y cómo se debe actuar. Asimismo plantean las posibles responsabilidades que pudieran derivarse por infracciones cometidas por sus hijos que, ocasionalmente, tienen su origen en comportamientos generados por el consumo de bebidas alcohólicas o de algún estupefaciente.

Y, en estos casos, y disponiendo de un seguro de defensa jurídica de ARAG, ¿se puede recurrir al abogado en cualquier momento? ¿cómo se contacta con él?

Por supuesto. Con la Asistencia Jurídica Telefónica tendrás a tu disposición a nuestros abogados especialistas para que realices todas las consultas legales que necesites. No existe un límite de consultas que puedas plantear. De hecho, si eres cliente de ARAG o necesitas que un abogado te asesore nos puedes llamar al teléfono 93/ 485 74 38 y nuestros especialistas te atenderán y resolverán todas aquellas cuestiones legales que te preocupen.