Digital data protect or secure concept. Security, safe, privacy or other concept in style polygonal wireframe.

Los incidentes cibernéticos, lo que más temen las empresas a escala mundial

Por primera vez en la historia, los incidentes cibernéticos (con un 39% de respuestas) aparecen como el más importante riesgo para las empresas a escala mundial, relegando a la pérdida de beneficios a la segunda posición (con un 37% de respuestas), así lo señala el ‘IX Barómetro de Riesgos de Allianz 2020’, que incluye la opinión de 2.718 expertos de más de cien países. Es más, en tan solo siete años, el riesgo cibernético ha escalado posiciones desde la 15ª posición (apenas un 6% de respuestas) hasta alcanzar la primera posición.

Los cambios legislativos y normativos (3º, con un 27%) y el Cambio climático (7º, con un 17%) son los riesgos que más suben en todo el mundo, como reflejo de la creciente preocupación que empresas y naciones muestran por la guerra comercial entre los Estados Unidos y China, el brexit y el calentamiento global.

'IX Barómetro de Riesgos de Allianz 2020'

“El crecimiento en el número de grandes ciberataques en todo el mundo, así como los incidentes de ransomware que han afectado a empresas españolas, han contribuido a acrecentar la concienciación frente a los incidentes cibernéticos que, por primera vez, se sitúan en España como el principal riesgo. En 2019 el país se vio afectado tanto por olas de calor extremo como por grandes inundaciones, lo que generó preocupación entre las empresas españolas y aseguró que los desastres naturales se mantengan entre los tres primeros riesgos”, afirma Juan Manuel Negro, CEO de AGCS España.

Además, los incidentes cibernéticos figuran entre los tres principales riesgos en muchos de los países estudiado: Austria, Bélgica, Francia, la India, Sudáfrica, Corea del Sur, España, Suecia, Suiza, el Reino Unido y los Estados Unidos también aparecen entre los diez principales riesgos para las empresas.

Más violaciones de seguridad y más costosas

Las empresas hacen frente a mayores y más costosas violaciones de la seguridad de los datos, un crecimiento de los incidentes de ransomware y suplantación de correo corporativo (spoofing), así como a la perspectiva de sanciones asociadas con la protección de datos o litigios derivados de estos incidentes. El coste medio de una gran violación de seguridad de los datos (las que afectan a más de un millón de registros) asciende ahora a 42 MM$, un 8% más en términos interanuales.

Pérdida de beneficios, una amenaza permanente con nuevas causas

Tras siete años como el primer riesgo, la pérdida de beneficios cae a la segunda posición. Sin embargo, se mantiene la tendencia hacia incidentes de pérdida de beneficios más amplios y más complejos. Las causas ganan en diversidad, al abarcar desde incendios, explosiones y desastres naturales hasta cadenas digitales de suministro o, incluso, violencia política.

Las empresas están, igualmente, expuestas cada vez más al impacto, ya sea directo o indirecto, de las revueltas, los disturbios civiles o los ataques terroristas. Este último año hemos asistido a la intensificación de los disturbios civiles en Hong Kong, Chile, Bolivia, Colombia y Francia, que han dado lugar a daños patrimoniales, pérdidas de beneficios y pérdidas de ingresos para empresas, tanto locales como multinacionales, consecuencia del cierre prolongado de establecimientos, la ausencia de clientes y turistas, o bien por la imposibilidad de los empleados de acudir a sus puestos de trabajo por problemas de seguridad.

El cambio climático aporta complejidad al riesgo

El cambio climático sube hasta su posición histórica más alta, séptimo puesto y ya figura entre los tres principales riesgos en el conjunto de la región Asia-Pacífico, apoyado por expertos en gestión de riesgo de países y territorios como Australia, Hong Kong, la India e Indonesia. El aumento en las pérdidas físicas es el riesgo que más temen las empresas (49 % de las respuestas), ya que la subida del nivel del mar, sequías más extremas, tormentas más devastadoras y grandes inundaciones representan amenazas para plantas y otros activos, así como para las vías de transporte y energía que mantienen unidas las cadenas de suministro.

Por otra parte, las empresas se muestran preocupadas por el impacto operativo (37%), como la reubicación de instalaciones, y por los posibles impactos de mercado y regulatorios (35 y 33%, respectivamente). Las empresas tendrán que prepararse para una mayor litigiosidad futura: hasta la fecha, ya se han presentado demandas asociadas al cambio climático contra «grandes generadoras de carbono» en al menos treinta países del mundo y, de estas, la mayoría se ha hecho en los Estados Unidos.