843476502

ARAG constata el auge imparable de las compras online

Ni más ni menos que 16 millones de internautas españoles, de entre 16 y 60 años, hacen compras por Internet; una cifra que no para de crecer año tras año

La revolución del e-Commerce o compras por Internet es una realidad, tal como lo demuestran los datos. Según un estudio de la asociación de publicidad y comunicación digital Interactive Advertising Bureau (IAB) de 2016, en España hay actualmente 16 millones de internautas, de entre 16 y 60 años, que hacen compras por Internet; una cifra que crece año tras año. Las compras online son un fenómeno más que extendido. Por eso, al cada vez más fácil acceso a Internet de los clientes hay que sumarle el interés de las tiendas tradicionales en abrir portales de compra online para no perderse un nicho de mercado en pleno crecimiento. Pero aunque el e-Commerce se haya convertido en una práctica habitual, debemos tener cuidado y seguir toda una serie de precauciones antes de realizar cualquier tipo de adquisición online.

En primer lugar es fundamental que como consumidores tengamos claros cuáles son nuestros derechos y qué podemos reclamar en caso que el producto no llegue en buen estado o en el plazo indicado. Además, antes de comprar, es básico contrastar la fiabilidad de la página, repasar el contrato de compra e incluso los mecanismos que el portal ofrece en caso de conflictos.

En este sentido, según Alicia Delgado, abogada de ARAG, el consumidor tiene los mismos derechos cuando realiza una compra online que cuando adquiere algo en persona: “el consumidor dispone según Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, de dos años de garantía, con independencia que se adquiera presencialmente en establecimiento, como cuando se contrata online”. Ahora bien, Delgado también añade que la principal diferencia radica en el derecho de desistimiento: “Al ser el contrato online, el consumidor dispone de catorce días naturales para desistir de la contratación desde el momento en que reciba el producto y compruebe si es conforme el mismo o no”. No obstante, no nos olvidemos que existen excepciones al derecho de desistimiento de 14 días, y hay productos que no dispondrán de esa opción tales como bienes confeccionados a medida, productos que se puedan deteriorar rápido, prensa diaria, suministros precintados, es importante verlos casos que regula la norma.

En cuanto a los problemas más comunes al realizar una compra a través de Internet, según Alicia Delgado: “El primer riesgo y quizá el más importante es confirmar y verificar que la página en la que se está contratando sea segura. Hay que verificar antes de contratar y aceptar las condiciones seleccionadas, que no haya condiciones pre marcadas que puedan suponerle al consumidor gastos adicionales”.

En esta misma línea, la abogada de ARAG señala que “otro de los principales riesgos consiste en que, una vez entregado el producto a manos del consumidor, si existiera cualquier incidencia se debe disponer de los datos exactos del establecimiento para poder comunicar la falta de conformidad y la consecuente política de devolución.  Tal vez el problema más evidente sea la lentitud de resolución de cualquier anomalía o incumplimiento o falta de conformidad”.

Facilidades de compra del e-Commerce y el perfil del comprador online

Sin duda, en la red se puede comprar de todo; pero asegúrate de hacerlo de una forma segura. Según la asociación IAB, los tres tipos de productos más vendidos por Internet son: los billetes de avión y las reservas de alojamiento, seguidos por los servicios de ocio y cultura y, en tercer lugar, por los productos tecnológicos.

Según este mismo estudio, el perfil del comprador online responde al de una persona joven de unos 38 años, con estudios universitarios y con acceso a Internet desde su smartphone.

¿Por qué compramos online?

Los motivos por los cuales los compradores deciden comprar por Internet son diversos. El primero de todos es por la comodidad. Como hemos comentado, en la red están todos los productos y la mayoría de portales ofrecen servicios de entrega rápidos y seguros. En segundo lugar, aparecen las ofertas que las marcas anuncian, tanto en sus portales online, como en las páginas web de descuentos. A pesar de la generalización de estos nuevos hábitos de compra, la reticencia de muchos usuarios de pagar un producto antes de verlo, tocarlo o probarla aún existe. Aunque últimamente, incluso este temor o inseguridad se está reduciendo gracias a las garantías que ofrecen las marcas.

Sin duda, el e-Commerce es una nueva forma de vender y de comprar que ha venido para quedarse. Pero recuerda: es importante ser precavidos y tomar toda una serie de medidas para que nuestras compras sean 100% seguras.

 

 

 

 

MÁS NOTICIAS

Suscríbete a nuestra newsletter

ARAG constata el auge imparable de las compras online

MÁS NOTICIAS

Suscríbete a nuestra newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter