Comprar tecnología a través de Internet

Comprar tecnología a través de Internet

Adquirir bienes o servicios por Internet cuenta con las mismas garantías que hacerlo en tiendas físicas pero, en algunas ocasiones, reclamar puede convertirse en toda una aventura…

Un regalo estrella para cualquier época del año, incluidas épocas navideñas es, sin duda, la tecnología. En el reciente ‘Black friday’, los cálculos previos ya estimaban que la mayor parte de las compras de los españoles se centrarían en artículos de electrónica o informática (41%), según una encuesta realizada por Oliver Wyman. Como curiosidad, ellos compran más tecnología que ellas: un 56% de hombres optarían por electrónica e informática, frente al 26% de mujeres.

Lo último de lo último

Adquirir tecnología por Internet puede tener sus complicaciones. A veces, los consumidores se dejan llevar y acaban comprando el último producto lanzado al mercado en vez de que lo que realmente necesitan. Para favorecer un consumo más responsable, la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) elaboró una guía de consumo tecnológico. En ella se advierte, por ejemplo, que el consumidor debe tener claro para qué utilizará el móvil o la tablet. Sólo así podrá determinar si necesita la gama más alta del dispositivo o es suficiente con un modelo de gama media o baja, cosa que, por lógica, reducirá los costes. En el mismo sentido, la guía recomienda informarse sobre la oferta de productos de penúltima generación, ya que a menudo tienen las mismas funciones que los nuevos y, en ocasiones, a precios más reducidos.

Ofertas y reclamaciones

Como ocurre en buena parte de compras, Internet cobra cada vez más importancia a la hora de adquirir productos electrónicos; en especial, en el caso de los consumidores más jóvenes y más familiarizados con este medio o en épocas especialmente ajetreadas, como en Navidades. Y puede ser una buena opción. En Internet se puede encontrar una gama amplia y variada, buenas ofertas y productos de segunda mano en buen estado a precios razonables.

Pero, ¿qué ocurre si hay que reclamar o devolver un artículo con el que no se está satisfecho?¿Es seguro comprar tecnología – a veces, de precios elevados- a través de Internet?

Y, es que, junto con las compras a través de este medio, también se han incrementado las reclamaciones vinculadas a ellas. Alicia Delgado, abogada de ARAG, entidad especializada en asistencia jurídica, así nos lo confirma: “sí, por lo general actualmente atendemos más reclamaciones en contratación por comercio electrónico, respecto a contratación realizada directamente en establecimientos comerciales. A ello se une la escasa y ambigua información que se le ofrece al público en general, en cuanto a condiciones de contratación, ejercicios del derecho de desistimiento y sus posibles repercusiones”,señala la experta.

Para cubrirse las espaldas en esos caso, es recomendable comprar en páginas que tengan recorrido y sean fiables y, además, que tengan sede y filial en España. De esta manera, si hay algún problema se podrá reclamar; presentar quejas a compañías ubicadas en el extranjero puede ser muy complicado, a veces, casi misión imposible.

“El grado de insatisfacción se centra en la inseguridad de este tipo de operaciones, porque hasta que el producto o servicio no llega a manos del cliente, éste no puede manifestar su conformidad o disconformidad entre lo publicitado y lo realmente recibido”, reflexiona la experta de ARAG. “Por lo contrario, en el consumo tradicional el cliente puede manifestar su queja directamente en establecimiento y obtener un trato más rápido y personalizado”, concluye.

Independientemente del caso, siempre es recomendable asesorarse antes de adquirir un dispositivo electrónico online.