allianz okok

Allianz GI incrementa un 23% su patrimonio bajo gestión con criterios sostenibles en 2018

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on linkedin

La gestora Allianz Global Investors ha incrementado en 26.800 millones de euros los activos bajo gestión integrados con criterios de sostenibilidad (ESG, por sus siglas en inglés) en 2018, un crecimiento del 22,7%, hasta los 118.000 millones de euros, según consta en su último informe de inversión sostenible.

En concreto, Allianz GI buscó un cambio positivo en temas específicos con los criterios ambientales, sociales y de buen gobierno corporativo 343 veces en 2018, en comparación con 196 en 2017, un 75% más.

Para la gestora, este aumento “significativo” subraya su compromiso con “una tutela activa sobre los activos de sus clientes”. Este compromiso está supervisado y vinculado con los procesos de la política de voto activa de Allianz GI.

“Nuestra industria parece estar llegando a un punto de inflexión, donde la inversión sostenible ya no se ve como una tendencia, sino más bien como una parte intrínseca de la forma en que gestionamos, o al menos así se espera, las inversiones como gestores de activos”, ha comentado el consejero delegado de Allianz GI, Andreas Utermann.

Inversión sostenible, un retorno superior

En este sentido, la gestora emitió recientemente un informe en el que explicaba cómo evitar los riesgos extremos relacionados con estos criterios de sostenibilidad y destaca que es una estrategia “mucho más efectiva” para generar un retorno superior durante un ciclo de mercado concreto, más que inclinar una cartera hacia un rating medio ESG elevado.

El estudio, realizado internamente, analiza tres áreas diferentes relacionadas con los factores de riesgo de criterios ESG, incluido su efecto sobre el riesgo y el retorno; tipo de riesgo ESG; y el valor agregado de la inversión activa y la tutela corporativa a través del diálogo activo con los emisores y una política de voto también activa.

Entre sus conclusiones, el estudio de Allianz GI muestran la importancia de estos criterios para minimizar el riesgo de caídas, especialmente teniendo en cuenta la gestión de las posiciones con una baja calificación ESG y bajo la óptica de la gestión activa.

A pesar de que las conclusiones indican que el análisis de los riesgos ESG puede servir para identificar potenciales caídas en los valores, “evitar en general el riesgo ESG en sí mismo tampoco es la respuesta”, según la gestora.

Aunque tener en cuenta los factores ESG en una cartera puede no aumentar su rendimiento “de forma automática”, podría ser “una fuente efectiva para batir al mercado y ayudar a gestionar los riesgos de caídas en el medio plazo”.

No obstante, la gestora aclaró que el riesgo ESG no equivale al riesgo medio de la cartera, sino de eventos extremos que son relevantes desde el punto de vista financiero y que provienen de una fuente relacionada con estos criterios.