José Luis Latorre | ‘A Dios rogando y con el mazo dando’

La vida está llena de contrasentidos y el ser humano, de contradicciones. La naturaleza es tan bella como destructiva. Cuando escribo este artículo, toda la fuerza de la naturaleza se ha desatado con una extraordinaria belleza, y estoy entre coger un avión y pasarme varios días fotografiando tanta belleza y quedarme donde estoy para no molestar a tantísima gente que, en un momento, lo puede perder todo.

Volcán en erupción La Palma 20.09.21

Esta semana, entre la Mediación ha sido noticia la condena de un banco por parte del Juzgado número 12 de Primera Instancia de Zaragoza. La mayoría de los mediadores en redes (Twitter, LinkedIn,…), muchos colegios de mediadores se han hecho eco de la noticia y el Consejo General ha colgado un video donde el presidente se felicita de tan buena nueva. La verdad es que es una noticia muy importante, pero no tanto para la Mediación, que sí, sino para el cliente final.

Esperemos que no sea un oasis en el desierto, que marque un rumbo de las resoluciones judiciales y, sobre todo, que más clientes se animen a demandar en defensa de sus derechos. Puede ser un buen inicio, aunque no perdamos de vista que la Banca sigue ganando por goleada, miles de goles/operaciones a uno a favor de la mediación. Por tanto, como decía el Sr. Lobo en Pulp Fiction…

No deja de ser como mínimo sorprendente que muchos pero muchos colegios provinciales de mediadores mantengan un acuerdo de colaboración con este banco, que siempre se ha mostrado dispuesto en aportar dinero a estos colegios profesionales. Por ello, criticar sus actuaciones mientras aceptas su dinero no deja de ser un ejercicio de “malabarismo circense” y una muestra de cierta hipocresía.

 ¿Y nos atrevemos a poner el ojo en una sentencia que condena la coacción en la contratación de un seguro? Creo francamente que nos hemos venido muy arriba… Reflexionemos si es de recibo criticar a alguien que nos sustenta, “morder la mano que te da de comer”, y si efectivamente ese es el camino.

¿Por qué no actuamos en consecuencia y no trabajamos con bancos que coaccionan a clientes en la contratación de seguros? Aaahh… Que entonces resulta que muchos se quedarían sin parte de la financiación. Pues quizás sea la forma de asumir quiénes somos y adónde vamos. Quizás sea bueno no contar con su patrocinio para los grandes fastos de la Mediación y buscar acuerdos con entidades que se comprometan a no ejercer coacciones a los clientes. ¿Porque alguien se ha planteado por un momento que pasaría si todos los mediadores movieran sus saldos a un banco? ¿Cómo reaccionaría la banca y en concreto el banco condenado en esta ocasión en Zaragoza?

No hace falta citar los colegios, las aseguradoras, los mediadores que trabajan con ese banco de forma habitual. ¿Nos movemos de una vez? ¿O solo actuamos de cara a la galería? Y esperamos a la próxima sentencia… para saltar todos en redes.

MÁS NOTICIAS

Suscríbete a nuestra newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter