Workaholics: peligrosos adictos al trabajo

Quien vive para trabajar no es un ejemplo de empleado comprometido con su empresa, sino una persona que sufre una patología que puede llegar a ser grave. Es la adicción al trabajo o workaholism.

Editar noticia  Redacción

¿Necesitas tenerlo todo bajo control? ¿revistas tu bandeja de correo electrónico corporativo antes de acostarte o incluso en la cama, nada más despertarte, durante la cena o mientras estás viendo una película? ¿sufres estés? ¿te irritan todos esos compañeros de trabajo que te parecen un poco vaguetes? ¿te cuesta delegar …porque crees que casi nadie va a hacer las cosas como debe ser? ¿te irritas cuando un amigo o familiar te sugiere que trabajas mucho? ¿crees que podrías trabajar más? ¿te cuesta dormir?  Presta atención si has respondido de forma afirmativa a varias de estas cuestiones porque podrías estar sufriendo una adicción: al trabajo.

El término workaholic, que podríamos traducir como ‘trabajólico’ fue acuñado por el psicólogo estadounidense Wayne Oates en 1971 en un libro en el que hablaba de su experiencia personal como adicto al trabajo y establecía un paralelismo con la dependencia al alcohol.

Trabajadores en busca de reconocimiento o con inseguridades

Detrás de la adicción al trabajo puede haber perfiles muy diferentes de trabajadores. Desde personas muy ambiciosas que buscan reconocimiento y promoción; también puede haber personas muy inseguras que temen perder su puesto de trabajo; además de personas con un gran sentido de la responsabilidad a las que se les va de las manos o incluso personas con una escasa o nula vida social y que se vuelcan en el trabajo.

En los últimos años este fenómeno no ha hecho sino crecer. La crisis económica, el paro y el empeoramiento de las condiciones laborales lo han impulsado hasta convertir la adicción al trabajo en uno de los daños psicosociales emergentes en nuestro país.

Fuente de enfermedades y riesgo de accidentes laborales

Se trata de una adicción que suele pasar desapercibida por la sociedad y que está vista con buenos ojos por casi todo el mundo, y por la empresa fundamentalmente. Sin embargo, la adicción al trabajo es fuente de enfermedades y supone un riesgo de accidentes laborales.

El estrés, los cambios en el carácter, la irritabilidad y el insomnio suelen ser las primeras señales de aviso, los primeros síntomas de haber cruzado la línea roja que separa del compromiso y la responsabilidad del trabajo para pasar al terreno de la adicción y la obsesión.

Una vez que se cruza esa línea, comienzan los problemas en las relaciones personales, tanto con el resto de compañeros de trabajo como con familia y amigos, porque la irritabilidad de un adicto al trabajo no hace sino empeorar en sus momentos de descanso. Junto a estos problemas, llegan también otros problemas físicos y de salud, como la ansiedad, problemas cardiovasculares,

La muerte es la consecuencia más extrema y, aunque afortunadamente estemos aún lejos de correr ese riesgo, no hay que perder de vista que en Japón este fenómeno es tan real que tiene un nombre: karoshi. La muerte por exceso de trabajo.

Cuestión de equilibrio

Por fortuna, no solo estamos lejos de esa situación, sino que hay esperanza de cambio. Cada vez se habla más de conciliación de la vida familiar y laboral y cada vez están más valoradas las empresas que establecen políticas para favorecer esa conciliación. El compromiso y la responsabilidad con el trabajo y con la productividad personal no deben estar reñidos con la vida personal. En el equilibrio está la clave.

MÁS NOTICIAS

Actualidad

La correduría Inguanzo & Riega llevará a sus clientes al único concierto de Bustamante en Santander

La correduría de seguros Inguanzo & Riega de San Vicente de la Barquera sorteará entradas …

Actualidad

Familiares y de vivienda, servicios jurídicos más solicitados al grupo Serviall

Durante el primer trimestre del año, los servicios jurídicos más solicitados por parte de los …

Actualidad

Los medicamentos innovadores proporcionan un ahorro directo en costes de hasta 8 veces el gasto que suponen

Los medicamentos innovadores proporcionan un ahorro directo en costes de entre 2,4 y 8,3 veces …