Sanidad pública y privada, condenadas a entenderse

Editar noticia  Redacción

España ocupa el puesto número 22 en la clasificación de países de la OCDE en gasto en sanidad por persona, con un total de 3.153 dólares anuales. Esta cifra incluye el gasto público y el privado. La media de la OCDE se sitúa en 3.814 dólares, según datos de Statista.

De acuerdo con el Plan Presupuestario enviado por el Gobierno de España a Bruselas, la partida destinada a sanidad se situará en 2018 en un 5,8 % del PIB, su mínimo histórico. Mientras tanto, la sanidad privada ha roto la barrera de los 11 millones de usuarios y se sitúa ya por encima de los 8.000 millones de euros en primas.

En este escenario, parece claro que el futuro pasa por una mayor y más eficiente complementariedad del sistema público y el privado. Hemos consultado a profesionales de reconocido prestigio en el sector, quienes nos dan su visión sobre el asunto.

Complementariedad

“Creo que la sanidad pública y la privada tienen que acercarse cada vez más, necesitan trabajar juntas para conseguir una mayor eficacia y eficiencia, dar respuestas a lo que nuestra sociedad nos demanda y necesita, dejando a un lado las diferencias, debemos ser complementarios y hacer equipo donde la convivencia de ambos sistemas sea natural y enriquecedora”, opina Jordi Rubio, director de la Red Corredores de DKV. “La amplia red asistencial de la pública, su capilaridad, la dotación de recursos y sus profesionales, se complementan con los aspectos fuertes del sistema privado, como la inmediatez en el servicio, la calidad monitorizada, etc. El sector hospitalario privado dispone del 57% de los hospitales en España y el 33% de las camas. Son dos sistemas que están destinados a complementarse y a vivir juntos”, asevera. Bajo su punto de vista, “los conciertos entre la pública y la privada son una solución para que ambas sanidades consigan más rápidamente la excelencia”.

Desde MGS, ponen en acento en que “a pesar de que el sistema público de salud ofrece una medicina de calidad la contratación de seguros de Salud no ha decrecido pese a la crisis”, lo que indica que “son sistemas complementarios y el uno no se sostendría sin el otro. El uso de los servicios privados por parte de los asegurados de Salud representa un ahorro en costes para la sanidad pública que tiene posibilidad de invertirlo en servicios sanitarios para el resto de población que no dispone de seguro privado. Por otro lado, la sanidad pública dispone de inversiones para llevar a cabo la investigación e innovación en salud que hace avanzar los tratamientos y la prevención”, aseguran.

Pablo Latorre Naharro, director Comercial y de Marketing de Unión Madrileña de Seguros, cree que “ambos pueden ser complementarios y hay estudios muy solventes que así lo demuestran; frente a la clara solvencia de profesionales con experiencia en el Sistema Nacional de Salud hasta la agilidad y gestión que ofrece en este ramo el mercado privado”.

Doble cobertura

“La realidad es que una doble cobertura puede no ser sostenible en el tiempo para ninguna de las partes, por lo que creo que se debería apostar y dedicar recursos y esfuerzos por esta complementariedad de ambos sistemas”, argumenta Dolors Llorens, subdirectora general de Asistencia Dental Europea. “En nuestro país podemos presumir de una gran sanidad pública que tiene una calidad excelente, principalmente en el caso de enfermedades graves. De la sanidad privada, destacaría la inmediatez y el acceso a pruebas médicas necesarias, en muchos casos, para realizar diagnósticos precisos”, señala. En consecuencia, “una apuesta por el binomio público-privado podría llevarnos a ofrecer al usuario un servicio completo, competitivo y de gran calidad”.

“Efectivamente, el futuro debería pasar por una complementariedad entre la pública y la privada como ocurre en otros países”, abunda Jorge Paricio, director de Salud de AXA España. “Ambos sistemas aportan servicios similares y bien valorados por los usuarios. Si el privado, no existiese el público podría colapsar”, asegura. “Cabe destacar que la espera en la privada es 5 veces inferior a la pública tanto en pruebas diagnósticas como en intervenciones”, recuerda.

María Martínez Soage, directora de Oferta de Salud de Caser, cree que “debemos considerar ambos sectores como aliados. La colaboración público-privada favorece la mejora de la eficiencia del sistema sanitario público, y esta labor cobra especial importancia para el mantenimiento de una sanidad universal en momentos de inestabilidad o insuficiencia financiera”, a su juicio.

“Entre las acciones más relevantes que surgen de la cooperación entre ambos están los conciertos que se llevan a cabo entre los servicios regionales y los centros privados con el fin de lograr los valores del sector público: equidad, accesibilidad, y el cumplimiento de los tiempos en la asistencia”, apunta. “Además, el sector privado se erige como agente dinamizador de innovaciones en el campo de la tecnología, con lo que se ofrecen mayores beneficios al cliente, al profesional y al sistema sanitario en su conjunto”, añade. Bajo su punto de vista, “el reto está en trabajar conjuntamente en la complementariedad y no duplicidad de diagnósticos, movilización de recursos, mejorando las ineficiencias desde el punto de vista de un sistema global”.

“Profundizar en la colaboración público-privada es el mejor camino para mantener la calidad de nuestro sistema sanitario, garantizar su sostenibilidad a medio y largo plazo y hacer frente a retos como el envejecimiento de la población o el incremento de la cronicidad”, resume Jaime Ortiz, director Comercial y Marketing de Asisa. “Allí donde hemos implantado modelos de colaboración público-privada se ha demostrado su eficacia y eficiencia en la gestión de los recursos y han recibido una alta valoración por parte de los usuarios, que destacan la calidad asistencial que reciben. Un buen ejemplo es el ‘modelo Muface’, en el que más de un 80% de los funcionarios eligen una aseguradora privada para cuidar su salud”, apunta. Así las cosas, “en un entorno donde no sobran los recursos y los costes asistenciales cada vez son mayores, debemos avanzar en un modelo sanitario integral que combine tanto al sector público como al privado con el único objetivo de ofrecer a los ciudadanos una atención lo más amplia posible y de alta calidad”, remacha.

 

MÁS NOTICIAS

Actualidad

La facturación de los talleres aumenta un 2% en el primer semestre, hasta los 6.350 millones de euros

La facturación total de los talleres españoles durante los seis primeros meses del año fue …

Actualidad

Smartphones y patinetes eléctricos, los dispositivos más asegurados por Klinc by Zurich

Hace un año que Zurich Seguros lanzó Klinc, una nueva generación de seguros on demand …

Actualidad

Generali refuerza su posición en Portugal con la compra de Seguradoras Unidas y AdvanceCare por 600 millones

Generali acaba de anunciar la compra en Portugal del 100% de Seguradoras Unidas, la antigua …