Los propietarios quieren asegurar el cobro del alquiler

Se busca, sobre todo, el inquilino perfecto y protección frente a impago, señalan desde ARAG, especialistas en defensa jurídica

Editar noticia  Redacción

El precio del alquiler en España es una preocupación política, social y económica. Según recoge el artículo analítico de abril de 2019 del Banco de España sobre la evolución reciente del mercado de la vivienda en España con datos de la encuesta de condiciones de vida (ECV) en 2017 el 16,9% de las viviendas en España estaban en alquiler. El régimen de propiedad continúa siendo el de la tendencia mayoritaria pero el arrendamiento ha ganado peso debido, en buena parte, indican Pana Alves y Alberto Urtasun, autores del artículo analítico, por los cambios fiscales que ya no favorecen la compra de la vivienda frente al alquiler. La deducción por inversión en la vivienda habitual fue suprimida a partir del 1 de enero de 2013.

Los factores económicos y las condiciones del mercado laboral también se tienen en cuenta desde el punto de vista analítico ya que, según datos de la encuesta de estructura salarial del instituto nacional de estadística (INE) mencionada por Alves y Urtasun, la ganancia media entre 2008 y 2016 cayó un 15% para los trabajadores de entre 16 y 24 años y un 9% para quienes tenían edades comprendidas entre los 25 a los 29 años.

Incremento de precios

Por otro lado los precios o rentas del alquiler se han incrementado. Una de las fuentes de referencia en este dato, el portal inmobiliario Idealista, señala que los precios del alquiler crecieron un 9,3% en 2018; un porcentaje un poco alejado del 18,4% de subida que se había experimentado en 2017. Las grandes ciudades, como Madrid y Barcelona, son en las que se encuentran los precios más altos… aunque en Barcelona el precio ha llegado a bajar, un 2%. El precio de alquileres en Barcelona y Madrid puede oscilar entre los 500 euros por un estudio pequeño a más de 20.000 euros mensuales por casas o pisos en zonas exclusivas.

La principal preocupación de los propietarios, indican desde la aseguradora ARAG, especialistas en defensa jurídica, es encontrar al inquilino perfecto y tener garantías frente a cualquier imprevisto. Para ello, herramientas como los que permiten confirmar la solvencia del cliente tanto a nivel de ingresos como que no conste en ningún fichero de morosidad son soluciones que los propietarios valoran desde el punto de vista de la tranquilidad. Otra ventaja de este tipo de seguros es que se hacen cargo de las rentas impagadas por parte de los arrendatarios, si se produjeran. También se encargan de la reclamación y defensa si hay incumplimiento de contrato y de la indemnización frente a actos vandálicos tanto del contenido como del continente.

MÁS NOTICIAS

Actualidad

Viajar reduce las posibilidades de sufrir depresión y previene el deterioro cognitive, según Sanitas

Metidos ya en pleno mes de julio, la mayoría de los españoles están ya preparando …

Actualidad

ASISA patrocina el X Congreso Internacional de Excelencia, centrado en el turismo

La Comunidad de Madrid ha celebrado el X Congreso Internacional de Excelencia, patrocinado por ASISA, …

Actualidad

AGERS lanza el noveno número de la publicación ‘Observatorio Gerencia de Riesgos’

La ley de secretos Empresariales, la función del gerente de riesgos según Iván Alcauza, de …