El seguro de RC crece en pymes y autónomos y se estanca en hogares

Editar noticia  Redacción

Apenas dos de cada diez familias cuentan con seguros de Responsabilidad Civil. En el mundo profesional, pymes y autónomos están cada vez más concienciados de la necesidad de asegurarse.

De acuerdo con el Informe Estamos Seguros 2017, elaborado por Unespa, “el seguro de Responsabilidad Civil es el que cuenta con una menor penetración en el ámbito por su especificidad de protección. Este producto es contratado por profesionales o por aquellas personas que practican un deporte o una actividad que requiere esta protección, como las actividades federadas o potencialmente peligrosas como la caza” más que por las familias. Excepción hecha de Extremadura, donde la práctica cinegética es muy habitual y la tasa de penetración de este seguro en las familias alcanza el 23%, o Melilla, donde un tercio de la población cuenta con esta cobertura, su presencia apenas llega al 13,8% de las familias en el resto de España. En territorios como Aragón (3,3%), Asturias (5,2%) o la Comunidad Valenciana (2%), su penetración es especialmente baja.

En opinión de Guillermo García-Yagüe Llorente, gerente de Segurantia y Maxymas, esto se debe a que “como particulares, muchas veces no somos conscientes del riesgo real que asumimos en nuestra vida privada o como propietarios de vivienda (RC cabeza de familia, inmobiliaria, usuario de bicicletas, propietario de animales domésticos, etcétera)”.

Obligatoriedad y aseguramiento

Por contra, “la cultura de aseguramiento es cada vez mas avanzada en el caso de las empresas y autónomos, que sí perciben el seguro de RC como algo imprescindible”. A ello se suma el hecho de que “el propio mercado exige frecuentemente un mínimo de contratación”, explica.

En la misma línea, María Borrego-España Heredia, directora de Responsabilidad Civil Profesional en Europa de QBE, cree que “en lo que se refiere a la Responsabilidad Civil profesional, la conciencia del riesgo es cada vez mayor. La reciente crisis económica ha sido un catalizador importante de las reclamaciones y ningún segmento o disciplina profesional está libre de ser cuestionado. Por otro lado, es habitual la presentación de los certificados de seguro en la documentación presentada en los concursos de contratos de servicios, de modo que unos contratan por transferencia de riesgo y otros porque el seguro es una herramienta que favorece sus posibilidades de contratar con terceros. No contar con una adecuada protección aseguradora es una desventaja competitiva”, resume.

Para Óscar Bustos Bermejo, gerente de RC Corredores, pymes y autónomos “cada vez más consideran estos seguros una necesidad, porque cada vez tienen una gestión mas profesional que se preocupa no solo de la actividad profesional que realizan, en nuestro caso, la mediación, sino de todo aquello que va relacionado con un desarrollo de la misma, como conciliación laboral y familiar, formación y por supuesto gerencia de riesgo, donde se incluye de una forma muy importante el programa de seguros de la empresa”.

Conciencia aseguradora

Nerea de la Fuente, directora de suscripción de Hiscox España, apunta que “según la última edición de nuestro estudio ADN del Emprendedor, donde se analizaban respuestas de más de 4.000 propietarios o directores de empresas con menos de 50 empleados en seis países incluidos España, el 68% de los directivos españoles afirmaba disponer de un seguro de Responsabilidad Civil, siendo esta cobertura la más contratada. Y el informe arrojaba otro dato: en España el seguro de Responsabilidad Civil profesional experimentaba el mayor crecimiento respecto a resultados del año anterior, y es que han pasado del 21% al 27% los directivos que afirman tener contratado este tipo de seguros”, señala. “Como puede apreciarse, poco a poco, aumenta la sensibilidad del tejido empresarial, pero en general podemos afirmar que se siguen asumiendo riesgos innecesarios. Muchos profesionales siguen cayendo en el error de infravalorar la necesidad aseguradora y pensar que ciertos siniestros nunca se darán en su negocio. Está en mano de las aseguradoras concienciarles acerca de los riesgos a los que se exponen así como dar a conocer las soluciones que ofrece el mercado”, concluye.

Gonzalo Mateos Fernández-Maquieira, financial lines & claims manager de Iberian Insurance Group, cree que autónomos y pymes valoran la necesidad de contar con seguros de RC “solo parcialmente y de forma todavía insuficiente. Diríamos que consideran la necesidad como derivada de la mayor regulación y control y tienen dificultades para adaptarse a un escenario tan cambiante que, además requiere proactividad en la gestión de los datos”, remacha.

“Todavía hay un amplio camino que recorrer en cuanto a concienciación de la necesidad de contratación de este seguro”, coinciden desde la sucursal en España de AIG Europe. “Normalmente, las pymes dan prevalencia a otro tipo de seguros que consideran más necesarios, como Daños o RC general, dejando el de RC profesional en un lugar más accesorio. Sin embargo, tanto si eres una pyme como si eres un autónomo, estar al frente de un negocio conlleva una serie de obligaciones y eres responsable de forma directa e indirecta de todo lo que ocurra, por lo que siempre va a ser conveniente cubrirte las espaldas con un buen seguro para evitar futuros problemas y, sobre todo, para proteger tu activo más importante: tu know-how”, subrayan.

“Creo que sí son conscientes, pero confían en cubrir esa necesidad al mínimo precio posible, y eso puede significar no obtener una cobertura al 100%”, considera Félix Ferrer-Dalmau, director ejecutivo de la agencia de suscripción de Lloyd’s Crouco en relación a las pymes. “Está cambiando la tendencia, pero la contratación del seguro sigue siendo una de las últimas ‘necesidades’ en las que invertir”, indica. “En relación a los autónomos, situaría en primer lugar los profesionales titulados, que son los más propensos a cubrir su RC profesional, ya que son los mas conscientes de que su patrimonio actual y futuro está en juego”.

Adrián Benito, director de Responsabilidad Civil de Markel International, cree que “indudablemente” el mundo profesional está concienciado en este punto, “aunque también es cierto que seguimos viendo que muchos autónomos y pymes nunca han contratado un seguro de RC profesional, o bien disponen de pólizas con escasas coberturas/límites, o bien sus pólizas no se adecúan a su riesgo potencial. En este sentido, desde el sector asegurador todavía queda camino por recorrer”, asegura. “Por otro lado, en RC Profesional también estamos observando una tendencia en cuanto a las pólizas colectivas, ya que muchos colegios profesionales no quieren continuar suscribiendo la póliza colectiva para sus colegiados, lo que motiva que los colegiados suscriban pólizas a nivel individual”, asegura.   

Ciberriesgos

“Dentro del escenario económico en los últimos años en el que las pymes y autónomos no estaban en la mejor situación posible, nuestra percepción es que el seguro de RC era un tema muy importante del que no querían prescindir por lo que se deduce que para ellos es una necesidad para el desarrollo de su actividad”, señala Ángel Macho, director de Negocio de Berkley España. “En seguros más ‘novedosos’ o emergentes, como puede ser la D&O o Ciberriesgos sí es verdad que vemos que estamos en una fase todavía temprana en cuanto a la demanda y las pymes, si bien entienden el riesgo, todavía no terminan de visualizar el potencial impacto en sus negocios y, por tanto, son más reacios a la contratación”, explica.

En lo relativo a los ciberriesgos, según María Borrego-España Heredia, “hasta hace poco, las pymes no se consideraban objeto de atención de los ‘hackers’, la creencia era que los ataques se dirigían únicamente  a las grandes empresas y sólo estas se beneficiaban de una póliza de protección cibernética. Tras la materialización de eventos como ‘Petya’ y ‘Wanacry’ eso ha cambiado, se evidencia que todas las empresas son un potencial objetivo para los ‘hackers. En el caso de las pequeñas y medianas empresas las consecuencias de estos ataques pueden ser muy graves ya que muchas de ellas no han implementado los recursos necesarios para una adecuada protección, y tampoco tienen la capacidad técnica y financiera suficiente para afrontar las consecuencias de una brecha de seguridad, una sanción, o la potencial pérdida de beneficio derivada de una paralización de su negocio”, advierte.

MÁS NOTICIAS

Actualidad

Francesc Santasusana Riera será el nuevo Presidente del Colegio de Mediadores de Barcelona

No habrá que esperar al 25 de junio para conocer al próximo presidente del Colegio …

Actualidad

La Ley de Seguros Agrarios Combinados, cumple 40 años con el cambio climático y la España vaciada como principales amenazas

“El Sistema de Seguros Agrarios Combinados se ha convertido en un pilar fundamental de la …

Actualidad

CESCE se suma al equipo de voluntarios que trabaja con el Banco de alimentos de Madrid

El Comité Ejecutivo de CESCE se ha sumado al equipo de voluntarios que se encarga …