Asegurar contra ciberriesgos, cuestión de adaptación

La rápida evolución tecnológica se traduce en una constante transformación de los ciberriesgos a la que el seguro debe adaptarse con agilidad para proteger a los asegurados en todo momento.

Editar noticia  Redacción

El Informe de Riesgos Regionales para Empresas del Foro Económico Mundial revela que los ciberataques son considerados ya el riesgo número uno para las empresas en mercados que representan el 50% del PIB mundial. “Esto sugiere firmemente que los gobiernos y las empresas necesitan fortalecer la ciberseguridad y la resiliencia para mantener la confianza en una economía digital altamente conectada”, según el informe.

Pero, aunque está claro que los ciberdelitos y ciberataques son un mal en aumento, tanto en cantidad como en complejidad, la tecnología avanza a una velocidad tan vertiginosa que en ocasiones es muy difícil adaptarse a los cambios con suficiente celeridad. En el caso del seguro, que tiene que idear soluciones para proteger a sus clientes a medida que van apareciendo nuevos riesgos, hemos preguntado a varios profesionales de reconocida experiencia en el sector si creen que esta rápida evolución tecnológica dificulta la oferta de seguros que cubran de forma efectiva los distintos riesgos asociados a la tecnología.

La tecnología también ayuda a prevenir

“No lo creo, la propia tecnología como la AI acelerará el proceso de medir los riesgos, la siniestralidad, predecir su comportamiento y por tanto generar un servicio de valor para el cliente y rentable para la compañía”, apunta Ángel Casarrubios, responsable de Insurtech de Abside Smart Financial Technologies. “Otra cosa es que todavía no ha llegado la conciencia del cliente de la importancia de cubrir esos riesgos, y por ahí puede venir que esta oferta aún no despega”, subraya.

En la misma línea, Guillermo Herrera, director de IT y Administración de ARAG, reconoce que la ciberdelincuencia “es un mal en aumento que obliga a pensar en nuevos productos, coberturas y, por lo tanto, ayudan a enriquecer la oferta pero, además, deberían llevar un componente de aplicación de medidas de prevención, concienciación y formación a los clientes”.

Miguel Ángel Aguilar, director de Nuevo Negocio y Suscripción de Hiscox, cree que “la realidad es que se está produciendo una brecha en las empresas. Vemos cómo su negocio evoluciona en un marco de transformación digital a mucha mayor velocidad que su capacidad para desarrollar e implementar una estrategia de ciberseguridad a la altura de esa transformación. La digitalización de las compañías ofrece grandes oportunidades a nivel de negocio, pero trae consigo un aumento de las posibilidades de sufrir un incidente cibernético. Esta constante evolución es un gran reto para el sector asegurador. El mercado será para aquellas compañías que propongan soluciones con capacidad de actualización y crecimiento, con la posibilidad de ampliar coberturas y servicios de manera rápida y sencilla”, opina.

David Millet, chief Marketing Officer de MPM Software, apunta que “la celeridad de los cambios tecnológicos implica también la necesidad de cubrir en las empresas y organizaciones los riesgos conocidos y no conocidos que implican la adopción de nuevas tecnologías. El reto de las aseguradoras y de los mediadores es ayudar a las empresas a cubrir de forma adecuada esos riesgos creando nuevos productos y servicios de forma dinámica. Para ello será necesario estar al día de las tecnologías y los riesgos asociados, así como colaborar con personas y empresas expertas que les ayuden a asesorar a sus clientes a reevaluar de forma periódica sus niveles de cobertura y riesgo”, explica.

Evolución

“La delincuencia es un problema de la convivencia en sociedad, y este problema evoluciona con la propia sociedad en todos sus ámbitos, aspectos, complejidades, alcances”, contextualiza Higinio Iglesias, CEO de ebroker. “Antes, entrar a robar en una empresa dependía de que un candado, una barrera de seguridad o un vigilante lo impidiesen y, para llevarse la mercancía robada, era preciso un transporte con mayor o menor capacidad de carga, furgoneta o camión. Hoy, para robar la mercancía más preciada de una empresa, sus datos, basta colarse por una wifi desde la acera de enfrente, o un empleado infiel con un pequeño pendrive. Las cosas han cambiado a peor porque, aunque posiblemente la percepción de riesgo es menor, las consecuencias son extremadamente más grandes porque, además, hoy hay que sumar al daño las nuevas consecuencias legales por las responsabilidades en la gestión de la información”, observa.

“La rapidísima evolución tecnológica lleva aparejada un incremento también exponencial de los ciberdelitos, eso es inevitable y supone un interesante reto para todo nuestro sector”, señala David Elías, responsable de Formación y Marketing de MGS. “Los aseguradores vamos a responder con una oferta amplia a esta amenaza y seremos capaces de proporcionar productos adecuados”, vaticina.

MÁS NOTICIAS

Actualidad

Hiscox abre su plataforma de formación en ciberseguridad a mediadores

Hiscox acaba de anunciar que amplia a corredores el acceso a su plataforma online de …

Actualidad

Digitalización, transformación e Insurtech, a debate el en XXI Foro de Gestión de Corredurías de ADECOSE

ADECOSE ha organizado la XXI edición del Foro de Gestión de Corredurías en el que …

Actualidad

MGS Seguros promueve la donación de sangre entre su personal y colaboradores

MGS Seguros instaló la semana pasada, en sus oficinas de Barcelona, una unidad de extracción …