Nueva ley hipotecaria… ¿el fin de la mala praxis de la banca?

Tras casi tres años desde la fecha marcada para la trasposición de la directiva europea, el pasado 21 de febrero, el Congreso de los Diputados aprobaba la nueva Ley Hipotecaria. Aunque en general la mediación la considera positiva, todavía hay cierto escepticismo en el sector sobre la continuidad de las malas praxis por parte de la banca.

Editar noticia  Redacción

La recién aprobada normativa ha consolidado la aceptación por la entidad financiera de una póliza alternativa presentada por el cliente, sin que eso suponga un empeoramiento de las condiciones del préstamo. Además, también prohíbe a la entidad bancaria cobrar gastos suplementarios por realizar un estudio comparativo de estos seguros alternativos.

José Luis Diego, vocal de Marco jurídico y prácticas de mercado del Consejo General, indica que la institución mediadora “ha recibido, con satisfacción, la aprobación de la nueva Ley Hipotecaria por las importantes novedades de cambios que contiene su contexto, que afecta de forma muy positiva a nuestra actividad profesional”. “Por fin, después de mucha presión de los mediadores de seguros, y a través de arduas negociaciones con los representantes de las distintas formaciones políticas”, continua Diego, “se ha conseguido se recojan en la nueva Ley Hipotecaria los derechos de los consumidores a que disfruten, en primer lugar de una competencia libre y en segundo lugar, que esa competencia no sea desleal”.

Para Martín Navaz, presidente de ADECOSE, asociación que ha participado activamente en la defensa de los intereses de la mediación durante el proceso de redacción, esta Ley es positiva tanto para el cliente como para el corredor. “Por un lado, el cliente goza de la libertad de traer los seguros que estime adecuados para la contratación de su hipoteca y el corredor tiene la oportunidad de ofrecer sus productos a sus clientes sin que estos se vean penalizados con un empeoramiento en las condiciones. Por otro lado, se está protegiendo al cliente al tener acceso a otro tipo de asesoramiento que no sea exclusivamente el del banco y se le está otorgando un mayor poder de decisión”.

Diego Fernández, gerente y director de Negocio de la asociación Cojebro, se apunta a esta tesis y considera que la nueva normativa supone un cambio sustancial en el modus operandi actual de la banca y le va a obligar a competir en un plano de mayor igualdad frente a otros actores del mercado. “En este sentido, creo que la labor de Adecose ha sido extraordinaria en el diálogo con los diferentes partidos políticos, asesorándoles en la materia y consiguiendo la incorporación y aprobación de varias propuestas hechas al efecto”.

“El papel de ADECOSE influyendo en los diferentes grupos parlamentarios ha tenido mucho que ver con lo conseguido, y desde aquí animo a seguir por esta vía, ya que al final nos beneficiamos tanto los socios de ADECOSE como toda la profesión”, remarca Francisco Alcántara, director general de la correduría Albroksa.

En esta misma línea se expresa Paloma Arenas, directora general de la asociación E2K Global Business Solutions, S.A. para quien determinadas prácticas bancarias han perjudicado gravemente a los consumidores y, sobre todo, al sector asegurador en general. “Estos cambios normativos servirán para proteger ya no sólo los intereses y derechos de los consumidores, sino también los de las PYMES, que en muchas ocasiones también se ven presionados para mantener sus líneas de crédito. La valoración de todos estos avances es positiva para el sector asegurador que sufre las constantes injerencias de la Banca. Usemos estos cambios a nuestro favor y fundamentalmente en defensa de nuestros clientes: consumidores y empresas”.

¿Una ley insuficiente?

Otros mediadores, sin embargo no son tan optimistas. Para Fernando Castellanos, CEO y director general de la correduría Centerbrok, “la nueva ley hipotecaria no va acabar con la mala praxis y el cliente que esté vinculado a créditos o líneas de financiación  se verá ‘obligado’ a contratar los seguros de una forma u otra pero la vinculación seguirá existiendo” .

Maciste Argente, presidente de la asociación FECOR, señala que, aunque la ley es positiva, no será suficiente para acabar con la posición de dominio de la banca. “A menos que no se quiera ver no entiendo que el legislador no sea capaz de entender que quien tiene la potestad de conceder el crédito tiene indefectiblemente la enorme posibilidad de condicionar la decisión de compra del seguro por parte de los solicitantes de crédito. Soy totalmente consciente de que es una batalla perdida, ni gobiernos de izquierdas ni de derechas han resuelto este problema, pero esto no me impide afirmar que la verdadera defensa del consumidor de seguros en esta situación es la prohibición de distribuir seguros a las entidades bancarias”.

Lo mismo opina Javier Gausí, head de la correduría Willis Towers Watson Networks. “Creo que no es suficiente aunque sin duda es un paso hacia adelante dirigido a liberar al cliente de una imposición disfrazada de práctica habitual y desde luego abusiva que contribuirá a dificultar a que la banca continúe por este camino equivocado que tanto ha perjudicado al cliente final. Es una ley positiva que ha tratado de solucionar la punta del iceberg sin profundizar en la base del problema que es la diferencia que existe entre un banco y un corredor de seguros”.

El conocimiento del cliente

Un sector de la mediación apunta, por su parte, que la nueva normativa será beneficiosa en función del conocimiento que tenga de ella el cliente. “La idea es que si el cliente está mucho más informado de las ventajas de la contratación de cada producto por separado y puede elegir sin perjuicio en el tipo de interés, entonces ahí es cuando nosotros como corredores podremos ayudarles ofreciéndoles otras alternativas aseguradoras. La ley por tanto es positiva porque ofrece oportunidades, aunque los bancos siguen teniendo el control de la operación y del cliente, por lo tanto, pienso que tenemos que trabajar juntos para que el cliente tenga conocimiento de que puede contratar hipoteca y seguros por separado”, señala David Membrive, CEO de Medialia Group Correduría de Seguros .

“La valoración es sin duda positiva”, opina también Belén Pose, directora Asesoría Jurídica Corporativa de ARAG. “Deberemos esperar a ver cómo se desarrolla la práctica diaria para valorar la efectividad de su aplicación. Es indudable que tal efectividad dependerá en buena medida del grado de conocimiento que el cliente tenga de sus derechos para que, de esta forma, los pueda hacer valer”.

MÁS NOTICIAS

Actualidad

Francesc Santasusana Riera será el nuevo Presidente del Colegio de Mediadores de Barcelona

No habrá que esperar al 25 de junio para conocer al próximo presidente del Colegio …

Actualidad

La Ley de Seguros Agrarios Combinados, cumple 40 años con el cambio climático y la España vaciada como principales amenazas

“El Sistema de Seguros Agrarios Combinados se ha convertido en un pilar fundamental de la …

Actualidad

CESCE se suma al equipo de voluntarios que trabaja con el Banco de alimentos de Madrid

El Comité Ejecutivo de CESCE se ha sumado al equipo de voluntarios que se encarga …