El ‘hogar conectado’ avanza sin prisa pero sin pausa

El Internet de las Cosas llena nuestros hogares de dispositivos conectados. Aunque todavía falta mucho camino por recorrer, cada vez estamos más cerca de poder hablar de verdaderos 'hogares inteligentes'.

Editar noticia  Redacción

Según datos de la OCDE citados en un informe de BBVA Innovation Center, en 2012, una familia tipo de cuatro miembros en un país desarrollado contaba con 10 dispositivos conectados en su hogar, una cifra que aumentó a 25 en 2017 y alcanzará los 50 en 2022.

En países como Alemania, Reino Unido, Japón y EEUU, el 23% de los hogares cuenta con un sistema de seguridad conectado, el 24% dispone de sistema de iluminación conectado, el 24% reconoce tener la lavadora conectada a Internet y otro tanto disfruta de un termostato conectado, según la encuesta de GSMA realizada por KRC Research ‘El Impacto del Internet de las Cosas. La Casa Conectada’. Sin embargo, en España, según un estudio de Alimarket, a finales de 2018 el porcentaje de ‘casas inteligentes’ se situaba en apenas el 7% del total.

Sea como sea, de acuerdo con la citada encuesta, ocho de cada diez ciudadanos tienen intención de disponer en el futuro de termostato e iluminación conectados; y seis de cada diez, la aspiradora, la cortadora de césped, el horno o el frigorífico. También ocho de cada diez se muestran interesados en incorporar a su hogar un sistema de seguridad conectado, un dispositivo que el 57% de los que ya lo poseen aseguran que aumentó significativamente su sensación de seguridad. También los contadores inteligentes son muy valorados (25%), ya que, en el mercado actual, con un sistema energético conectado, los consumidores pueden ahorrar en torno a un 20% al mes. También destacan los dispositivos sanitarios inteligentes (10%).

Presente y futuro

Con estos datos en la mano, hemos preguntado a varios profesionales expertos en el ramo de Hogar si el Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés) aplicado al hogar es ya una realidad o todavía es una tendencia de futuro.

Para Daniel Sanz , subdirector de Desarrollo de Negocio de Patrimoniales de Mapfre, “el Internet de las Cosas aplicado al hogar es una realidad en evolución, más que una tendencia de futuro. En evolución no sólo tecnológica, sino también de demanda de mercado pues, a día de hoy, la incorporación de la domótica en el hogar aún es minoritaria”.

“El mercado del Internet de las Cosas está experimentando un importante crecimiento, si bien su uso a día de hoy todavía tiene una penetración bastante residual”, reconoce David Elías, responsable de Formación y Marketing de MGS. “Sin embargo, hay que estar atentos a esta nueva realidad, cuyo potencial de crecimiento en los próximos años parece estar vinculada especialmente al hogar conectado”.

Elevados costes

“En el mercado español, el hogar conectado es todavía muy residual, debido en gran parte a los elevados costes de los dispositivos”, opina en este punto Manel Díaz, responsable del Ramo de Hogar de Mutua de Propietarios. “No obstante, el mundo de la tecnología avanza rápidamente, cada día aparecen nuevos dispositivos y los precios van disminuyendo, por lo que es previsible un incremento a futuro de los hogares. A día de hoy, los dispositivos más extendidos son los relacionados con la climatización y la seguridad, como cerraduras biométricas, dispositivos de movimiento, cámaras o sensores en puertas y ventanas”, señala.

En la misma línea, Borja Díaz, director general de Multiasistencia en España, señala que “el elevado coste de los dispositivos a día de hoy, la falta de comunicación entre los elementos conectados en un hogar y una posible vulneración de datos personales lastran el crecimiento del ‘smart home’ en España y hacen que esta todavía sea una posibilidad remota en nuestro país. En España, la penetración de este tipo de soluciones es aún algo escasa por lo que su implantación generalizada en el corto plazo quizás pueda ser todavía algo compleja. Nos consta que muchas aseguradoras se han interesado por implantar estos terminales en los hogares, pero el elevado coste que representa subvencionar la adquisición y el mantenimiento no es una opción rentable al asumirlo como coste de la póliza de Hogar”, explica.

Nuevos riesgos

Por otro lado, más allá de los beneficios que seguro traerá el Internet de las Cosas, cabe preguntarse cuáles serán los riesgos asociados a esta tecnología. “Serán los propios de la revolución digital, por lo que siempre deberán ir acompañados de una protección de ciberseguridad sólida en la que respaldarse”, señala desde Mapfre Daniel Sanz.

“En efecto, estos dispositivos, en algunos casos, están todavía en un estado de madurez muy temprana, por lo que crean algunos riesgos”, indica Borja Díaz, de Multiasistencia. “Desde luego, está claro que tendrán que afrontar grandes retos en ciberseguridad y privacidad de la información de los usuarios, que vendrán dados con la capacidad que tienen de poder transmitir y procesar información a través de Internet”, valora.

“Los riesgos que se pueden cubrir son realmente muy diversos y aún está por ver cuáles serán los más demandados. La domótica, en el futuro, puede dar lugar a nuevos tipos de siniestros, como ciberdelitos o un incremento en daños eléctricos”, apunta por su parte Begoña Díaz-Meco, directora del Área de Seguros Particulares y Negocios de SegurCaixa Adeslas.

Para Manel Díaz, de Mutua de Propietarios, “más allá de ofrecer cobertura de daños a estos nuevos dispositivos, los principales riesgos de un hogar conectado serán los denominados ciberriesgos, tales como la suplantación de identidad o las estafas informáticas, por ejemplo”, vaticina.

“En la medida que Internet de las Cosas implique nuevas necesidades para los clientes, deberemos abordarlas desde una perspectiva global, ya se trate de los ciberriesgos que pueden implicar como la protección de los propios dispositivos”, añade David Elías, de MGS.

El IoT en la empresa

También hemos preguntado a los expertos si creen que las entidades están preparadas para mejorar sus procesos, productos, servicios, etc., a través del tratamiento de la información que les faciliten esos elementos tecnológicos.

Para David Elías, “el Internet de las Cosas propiciará la creación de nuevas oportunidades para las empresas que utilicen la información en la forma adecuada. Para conseguirlo, será necesario discriminar los datos relevantes y utilizarlos de forma selectiva con el objetivo de transformarlos en información práctica, ya que el volumen de datos que se manejarán se multiplicarán exponencialmente”, señala.

“Efectivamente, los datos obtenidos a partir de IoT se convertirán en información altamente útil para que las aseguradoras mejoren sus procesos, accediendo, sobre el terreno y en tiempo real, al siniestro, y empleando esa información para controlar los precios y optimizar los mecanismos de control de fraudes”, apunta desde Multiasistencia Borja Díaz. “Además, en principio todo apunta a que el hogar conectado podrá ayudar a reducir la siniestralidad en el seguro de Hogar, dado que servirá para predecir situaciones que puedan acabar derivando en daños susceptibles de ser cubiertos. En definitiva, el IoT permitirá instalar sistemas de detección de humos, de presencia, de inundación o de corte eléctrico, que facilitarán a las aseguradoras intervenir con mayor rapidez, reduciendo la complejidad de los siniestros y, por extensión, los inconvenientes para los asegurados y, por supuesto, también los costes”, explica. “En cualquier caso, somos conscientes de que el despliegue de aparatos en los hogares necesita de una inversión para la que todavía no queda claro el retorno: ni desde el punto de vista de la aseguradora, en términos de ahorro siniestral, ni desde el punto de vista del cliente, en términos de contar con un servicio de valor añadido que realmente sea apreciado por él”, matiza.

Las aseguradoras no se quedan atrás

“Las compañías aseguradoras estamos empezando a posicionarnos en este sentido, apoyados en el análisis de datos y la inteligencia artificial, con la finalidad de acercarnos al cliente digital y mejorar los procesos, productos y servicios actuales”, apunta Manel Díaz desde Mutua de Propietarios. “Por ejemplo, aprovechando la información que nos ofrece este entorno conectado, podremos ofrecer un seguro totalmente adaptado a las necesidades del cliente en cada momento, permitiéndonos incluso adaptar capitales y garantías a periodos de tiempo o situaciones determinadas, como podría ser la desocupación temporal de la vivienda por viaje de trabajo o vacaciones”, indica.

Begoña Díaz-Meco, de SegurCaixa Adeslas, pone el acento en que “las entidades han realizado importantes inversiones en tecnología y digitalización para adaptar procesos, productos y servicios a las nuevas necesidades de sus clientes. El análisis de datos es básico para diseñar soluciones aseguradoras adaptadas a las necesidades de los clientes y para prestar el servicio acorde con sus expectativas, mejorar la comunicación y ser más resolutivos”, defiende.

MÁS NOTICIAS

Actualidad

Das Seguros patrocina el equipo de rugby Club Deportivo Arquitectura

DAS Seguros acaba de firmar un acuerdo de colaboración con el CD Arquitectura por el …

Actualidad

170 alumnos de la ESO participan en la Liga de Debate Junior patrocinado por Divina Pastora

El Campus de Valencia de ESIC Business & Marketing School acaba de albergar la Final …

Actualidad

Savia de Mapfre añade gratis una herramienta virtual e interactiva capaz de analizar los síntomas del paciente

La plataforma digital de servicios de salud Savia ha añadido a los servicios que ofrece …