“El 85% de las empresas no cuentan con un seguro de D&O”

Editar noticia  Redacción

“Los directivos son conscientes de estar en el punto de mira de distintos grupos de interés de potenciales reclamantes de responsabilidad civil, por ello aspiran a estar más protegidos ante el aumento de reclamaciones contra ellos”. Así comienza el V cuaderno temático de FECOR, ‘El seguro de D&O: respuesta al riesgo de alta dirección’ presentado la semana pasada en Madrid.

Durante la presentación estuvo presente Maciste Argente, presidente de la federación y el autor del cuaderno, el profesor Gonzalo Iturmendi Morales, abogado, socio director del Bufete G. Iturmendi y Asociados y secretario general de AGERS.

“Existe un interés real en las empresas, fundaciones y asociaciones de evaluar y asegurar este concepto, al percibirse el riesgo cada vez más agravado en sus manifestaciones que nacen de errores estratégicos de gestión y reclamaciones con consecuencias financieras, medioambientales, delictuales, de cumplimiento, infracciones administrativas, deudas sociales e insolvencias, entre otros”, asegura el cuarderno de Fecor en su introducción, firmada por Juan Carlos López Porcel, presidente de Agers.

Sin embargo, y a pesar de este interés, su penetración aún es escasa, lo que significa al mismo tiempo que hay mucho mercado potencial para el seguro de D&O. “El 85% de las empresas no cuentan con un seguro de D&O”, apuntó Iturmendi.

“El Administrador está obligado a poner los medios y evitar el daño a la empresa. Se le obliga a poner las medidas de control para evitar las pérdidas económicas y el seguro de D&O cubre todo aquello que tiene ver con el objeto social de la empresa”, aseguró Iturmendi, quien recordó que estas pólizas cubren el error u omisión y la actividad profesional de la alta dirección. “Los crápulas no estén cubiertos por el seguro de D&O”, afirmó, antes de recordar que “el dolo está excluido del seguro, pero se paga”

Iturmendi calificó de “tremebundo” el artículo 367 de la nueva ley de sociedades de capitales:

Responderán solidariamente de las obligaciones sociales posteriores al acaecimiento de la causa legal de disolución los administradores que incumplan la obligación de convocar en el plazo de dos meses la junta general para que adopte, en su caso, el acuerdo de disolución, así como los administradores que no soliciten la disolución judicial o, si procediere, el concurso de la sociedad, en el plazo de dos meses a contar desde la fecha prevista para la celebración de la junta, cuando ésta no se haya constituido, o desde el día de la junta, cuando el acuerdo hubiera sido contrario a la disolución.

Aseguró que los acreedores más “peligrosos” son la Tesorería General de la Seguridad Social y Hacienda, que actúan por vía de apremio contencioso administrativo y con embargos personales de los administradores. Pero hay otros “reclamantes potenciales”, señaló Iturmendi, como “cualquier tercero que crea que tiene un derecho, como empleado o grupos de interés”.

Un seguro con recorrido y muchas oportunidades para el mediador

La presentación del cuaderno de FECOR terminó con un debate que contó con Miguel Antonio Álvarez, presiente de Grupo Intercor y en el que participaron el mismo Gonzalo Iturmendi además de Juan José Ruiz Maguregui, presidente de Euskalbrok y Néstor Díaz Tresgallo, presidente de Asociación Cántabro.

“En los 90 no había conciencia y las primas eran muy altas, pero los directivos de hoy sí son conscientes de las reclamaciones a las que se pueden enfrentar” apuntó Néstor Díaz durante este debate. “Entonces no había jurisprudencia, no había muchas sentencias… y había mucho desconocimiento”, añadió Juan José Ruiz Maguregui.

Y los dos coincidieron en la importancia que puede tener este seguro para la mediación. “Si el mediador se introduce en el círculo de confianza de la alta dirección tiene mucho ganado para desarrollar el programa de seguros” dijo Iturmendi. “Este seguro es una pieza fundamental del programa de riesgos asegurados de una organación, no es una póliza individual”.

 

El V cuaderno Fecor aborda cuestiones prácticas relevantes para comprender esta materia. En primer lugar, se exponen nociones básicas como el concepto de directivos, administradores de hecho y de derecho, quién puede reclamar esta responsabilidad y por qué, cuáles son los procedimientos de reclamación y qué requisitos se precisan para que la acción de responsabilidad prospere. También se muestra el ámbito del aseguramiento mediante la póliza de D&O, su objeto principal, exclusiones, extensiones y los derechos y obligaciones que nacen de estas coberturas.

MÁS NOTICIAS

Actualidad

Banca March lanza un seguro de vida ahorro Unit Linked para invertir en ETF

Banca March ha lanzado March Vida MultiETF Unit Linked, un seguro de vida-ahorro unit linked, …

Actualidad

Pensumo presenta sus soluciones para afrontar la crisis del sistema de pensiones

Pensumo, fintech pionera en España en ofrecer un sistema de ahorro personal para la jubilación …

Actualidad

Mutua de Propietarios incorpora servicios de sostenibilidad a sus seguros para comunidades

Con el objetivo de impulsar una transición energética sostenible y justa, Mutua de Propietarios ha …