“Algunas aseguradoras ya están preparando proyectos para el Sandbox y otras están desarrollando su seguro de caución”

Editar noticia  Redacción

España tiene la oportunidad de situarse a la cabeza de la innovación tecnológica financiera y aseguradora gracias al Sandbox más audaz de Europa. Ya está aprobado, pero hay que ponerlo en marcha sin dilación si no queremos perder una oportunidad única.

El Sandbox español es uno de los más completos y valientes. “Todo lo que ha pedido la industria se ha incluido en el anteproyecto de ley” ha dicho Rodrigo García de la Cruz, presidente de la Asociación Española de FinTech e InsurTech (AEFI) durante la presentación del informe que recoge el impacto de la aprobación del Sandbox en España. “Ha cogido lo mejor de los Sandboxes que ya existían” ha añadido Jaime Bofill, socio del despacho de abogados Hogan Lovells. “Es el Sandbox más valiente porque incorpora modalidades de exención. Por ejemplo, los otros exigen que las Insurtech y Fintech tengan licencia previa para operar, y el español no”.

“El Sandbox no está en marcha por el cuello de botella político que se ha producido. Solo falta ratificarlo”, dice Jamie Bofill. En efecto, el Sandbox fue aprobado en el Consejo de Ministros del pasado 22 de febrero. Solo queda que pase por el Congreso de los Diputados para su ratificación, en cuanto se forme Gobierno, claro. AEFI asegura haber hablado con los cuatro grandes partidos y ninguno tiene objeciones, por lo que no esperan enmiendas al proyecto. “Si tenemos Gobierno pronto, se podría aprobar en septiembre y entrar en funcionamiento a finales de año” asegura Bofill. “Pero para ello -insiste- urge aprobar el Sandbox. Una vez que tengamos Gobierno, debe ser lo primero que se apruebe”.

La prisa del sector está justificada. Si no lo hace España, otros podrían tomarnos la delantera. “Ya llegamos tarde porque íbamos a ser los primeros y Holanda, Dinamarca y Polonia han aprobado Sandboxes entretanto… pero el español es el más valiente”.

Oportunidad de oro para el sector asegurador

El sector asegurador es el que más futuro tiene en el Sandbox, más incluso que el financiero. “Las grandes aseguradoras están encantadas con el Sandbox”, asegura el presidente de AEFI, “no es una fuente de competencia sino que va a ser un espacio para llenar gaps que ahora mismo tienen y una oportunidad para generar nuevos negocios”. No hay que olvidar que todas las grandes aseguradoras ya tienen departamentos de innovación.

“Nos consta que algunas compañías aseguradoras ya están preparando proyectos”, dice Jaime Bofill sin citar nombres, puesto que en cuanto el Sandbox esté en marcha y se publique la licitación, las entidades tendrán un mes para presentar sus proyectos.

Además, como en la primera fase el Sandbox contará con seguros de protección al consumidor, “Ya hay compañías desarrollando el seguro de caución para asegurar el Sandbox”

Así funcionará el Sandbox

Una vez que el Parlamento de el visto bueno al Sandbox, es decir, que el Congreso ratifique en el Congreso el anteproyecto de Ley, el Tesoro publicará la licitación para que se presenten los proyectos entre los que se elegirán los mejores. “Esperamos que haya 20 o 30 proyectos elegidos y habrá 2 convocatorias al año” confirma Jaime Bofill. La norma permite que cualquier entidad de la Unión Europea pueda presentar un proyecto.

5.000 puestos de trabajo en dos años e imán de 1.000 millones de euros en inversión

AEFI estima que la puesta en marcha del Sandbox permitirá generar 5.000 empleos más en los próximos dos años y atraerá 1.000 millones adicionales de inversión. Además, se configurará como el espacio perfecto para generar nuevas iniciativas que aceleren la transformación de la innovación financiera, animar una mayor competencia, que se reduzcan las barreras de acceso y que se agilicen los procesos.

“El Sandbox español tendrá un impacto muy importante en cuanto a atracción de talento”

El Sandbox Español tiene las modalidades de exención y no sujeción, únicas en el mundo

El Sandbox permitiría, bajo la modalidad de exención, que las insurtech y fintech disfruten de un periodo de pruebas en el que puedan ir alcanzando los requisitos de obtención ordinaria de una licencia. Es decir, podrían comenzar a operar aunque aún no tengan algunos requisitos hasta ahora de obligado cumplimiento ab initio. Pueden ser, por ejemplo, requisitos de capital, solvencia, gobierno corporativo, etc. “Esto beneficiará especialmente a pequeñas empresas y startups”, asegura Bofill.

Por otro lado, bajo la modalidad de no sujeción, el sandbox permitiría que las entidades Fintech e insurtech realicen actividades que hasta la fecha no están reguladas, que prueben sus productos en un espacio de pruebas de seguros, con el respaldo de los reguladores y “la regulación se da a posteriori” explica Bofill.

“El modelo de Sandbox español, de exención y no sujeción es muy valiente”, comenta Bofill, “esto nos va a permitir ser pioneros en innovación”, añade Rodrigo García de la Cruz.

MÁS NOTICIAS

Actualidad

Pensumo presenta sus soluciones para afrontar la crisis del sistema de pensiones

Pensumo, fintech pionera en España en ofrecer un sistema de ahorro personal para la jubilación …

Actualidad

Mutua de Propietarios incorpora servicios de sostenibilidad a sus seguros para comunidades

Con el objetivo de impulsar una transición energética sostenible y justa, Mutua de Propietarios ha …

Actualidad

Mutua Madrileña se incorpora a Fundación SERES

Mutua Madrileña se ha incorporado como socio a Fundación SERES, en el marco de su …